Anatomía, fisiología de reptiles

Reptil lacertilio cromatóforo

Hay que tener en cuenta que los reptiles son animales poiquilotermos cuya temperatura corporal y, por ende, la actividad metabólica dependen de la temperatura ambiental hasta el punto que pueden determinar el sexo del animal durante la incubación. Este ahorro de energía hace que no necesiten grandes cantidades de comida para mantenerse o pasar momentos de hibernación –brumación– en la época más fría.

Seguidamente exponemos algunas consideraciones básicas para conocer la anatomía y fisiología en reptiles.

Tegumento

En lo referido al tegumento en reptiles es necesario destacar que la superficie corporal esta cubierta de placas corneas denominadas escamas, que necesitan ser renovadas cada cierto tiempo en un proceso denominado ecdisis, excepto en cocodrilos. Problemas en la muda, patología denominada disecdisis o retención en la muda, pueden hacer enfermar gravemente al animal, entre la causas que dan origen a la disecdisis destacan la falta de humedad, alimentación no adecuada, infecciones o falta de material que facilite la rozadura para la correcta retirada de muda.

No suelen tener gran cantidad de glándulas salvo algunas para disuadir a los depredadores o para el rastro situadas en la zona ventral o en las patas. Algunos grupos presentan cromatóforos que hacen que cambien de color frente a ciertas circunstancias, como es es el caso de los camaleones. También suelen tener estructuras como crestas, púas, distintas coloraciones, papadas o uñas.

Sistema músculo-esquelético

Exponernos algunas consideraciones relevantes relacionadas con la anatomía y fisiología de reptiles relacionados con su sistema músculo-esquelético:

El cráneo varía mucho entre los distintos grupos. Mientras que quelonios y lacertilios tienen un cráneo compacto, los ofidios pueden desencajar las mandíbulas para engullir presas muy grandes. Además, todo su cuerpo está formado por costillas y vertebras que le dan la forma y donde se asientan sus músculos y órganos.

Algunos saurios, como en es el caso de lacertilios o lagartos, pueden presentar una característica curiosa denominada autotomía, que consiste en el desprendimiento de la cola de forma semivoluntaria debido a la existencia de planos de fractura en algunas vertebras, los movimientos espasmódicos de la cola desprendida distraen a sus posibles depredadores y facilita la huida del reptil amenazado. En un determinado periodo de tiempo puede regenerarse una cola nueva en el animal.

En quelonios, la estructura más característica es el caparazón, que está formado en su parte ventral o peto por músculos de los hombros y otros del abdomen, y en su parte dorsal por el caparazón, a su vez formado por las costillas y las vértebras recubiertas de escamas de queratina denominadas escudos. Ambas partes están unidas entre sí.

Anatomía fisiología reptiles: sistema nervioso

En lo referido al sistema nervioso, los reptiles tienen un cerebro muy primitivo y con poco peso con respecto al peso total del organismo. Los órganos de los sentidos son algo peculiares, destacando:

Pantalla protectora que cubre el ojo de las serpientes y que también muda junto al resto del cuerpo, además de poder ver el espectro de infrarrojos. En otros grupos pueden tener membrana nictitante como el caso de los lacertilios.

El órgano vomeronasal también está muy desarrollado y tiene funciones olfatorias, utilizan la lengua para captar partículas químicas del olor.

No tienen orejas, ya que el tímpano se comunica con el exterior.

Aparato circulatorio

En cuanto al aparato circulatorio, el corazón de los reptiles, salvo en cocodrilos, es tricameral por lo que es menos efectivo a la hora de oxigenar el cuerpo, ya que se mezcla la sangre en los ventrículos; por lo demás, no difiere de otros animales.

Aparato respiratorio

Cabe destacar ciertas peculiaridades relacionadas con el aparato respiratorio de los reptiles, aunque desde una perspectiva general es bastante parecido a otros vertebrados: en lacertilios o lagartos encontramos las glándulas nasales de la sal, que excretan el exceso de sal en especies marinas. En cuanto a los pulmones, son menos esponjosos y con menos alvéolos que el resto de los animales, lo que también impiden la oxigenación correcta. No hay diafragma, son los músculos de las paredes los que se encargan de la oxigenación.

Los ofidios solo presentan un pulmón desarrollado y la tráquea se abre en la parte anterior de la mandíbula para evitar la asfixia cuando comen presas grandes.

En quelonios, los pulmones están en la parte superior, pegados a los escudos y separados del resto de vísceras con una membrana fibrosa pero no contráctil.

Aparato digestivo

Los ofidios tienen 6 filas de dientes, cuatro arriba y dos abajo, y pueden poseer colmillos huecos con un conducto que comunica con los sacos venenosos. Las tortugas a su vez presentan un pico corneo a modo de labios y dientes. En todos los grupos de reptiles, el aparato digestivo desemboca en la cloaca.

Aparato urinario

En lo referido al aparato urinario, los reptiles disponen de dos riñones con poca absorción de agua, por lo que orinan un sedimento blancuzco y sólido. En acuáticos se elimina amoniaco o urea, y en terrestres ácido úrico. Vejiga solo tienen los lacertilios o lagartos y las tortugas.

Aparato reproductor

Es necesario destacar algunas consideraciones sobre la anatomía y fisiología de reptiles desde el punto de vista del aparato reproductor:

– Presentan dos testículos que desembocan en dos semipenes en el caso de lagartos y oficios, y en un pene en caso de tortugas y cocodrilos. Las hembras a su vez presentan ovarios lobulados que desembocan en la cloaca a través de los oviductos encargados de crear las envolturas del huevo.

En el caso de los reptiles, es posible la viviparidad además de la ovoviviparidad; las tortugas y cocodrilos son exclusivamente ovíparos. El huevo del reptil es parecido al de las aves, solo que su envoltura es más blanda y con una consistencia parecida al cuero. Normalmente el grado de viviparidad esta relacionado directamente con los nutrientes que la madre le proporciona a la cría durante su gestación.

Otra característica relacionada con la reproducción en reptiles es que son mucho más sensibles al ambiente durante la gestación, hasta tal punto de que la temperatura es capaz de determinar el sexo de la cría; además es común la partenogénesis, es decir, la formación de un individuo a partir de un óvulo materno exclusivamente.