Alimentación reptiles domésticos

Camaleón, insectívoro


Existen un gran número de reptiles mascotas, con diversidad en cuanto a sus hábitos nutricionales, por esa razón antes de adquirir este tipo de animal exótico debemos percatarnos cuales son sus preferencias alimenticias y, en caso de precisar alimentos especiales, poder disponer de los mismos en cualquier momento, bien mediante capturas, por ejemplo de insectos, bien por compra en tiendas especializadas. Por otro lado, no hay que olvidar que son animales de sangre fría, ectotérmicos, por lo que la recreación de su ambiente natural, temperatura y humedad adecuada son elementos fundamentales para que puedan desarrollar un correcto proceso digestivo tras el suministro de su correspondiente comida.

Los reptiles en cautividad no tienen acceso a una alimentación tan variada como en libertad, es importante conocer las necesidades nutricionales que tiene cada especie y suministrarle los soportes de calcio/fosforo y vitaminas correspondientes. Según la principal fuente de energía distinguimos:

Reptiles carnívoros: Alimentación de origen animal principalmente, podemos agruparlos en:

– Carnívoros: Comen pequeños mamíferos, reptiles, aves o peces. Si el animal es alimentado con alimento vivo entero, no necesita ningún requerimiento especial. Sin embargo, si es alimento congelado, sí hay que suministrar vitaminas, pues estas se degradan con el proceso de congelación. Muchas especies solo aceptan alimento vivo, ya que necesitan observar el movimiento de su presa para estimular la caza y a la vez el apetito.

– Insectívoros: Tenemos el problema de la escasa variedad, por lo que la alimentación debe estar correctamente suplementada con minerales principalmente.

Reptiles herbívoros: Son mucho más delicados que los carnívoros y un exceso de proteína animal puede causarles serias patologías en sus órganos vitales. Existen alimentos preparados pero nunca deben usarse como dieta base. En cuantos alimentos frescos, pueden suministrarse cereales, por ejemplo, el trigo o cebada, diente de león, etc., como fuente de fibra y contenido en calcio y fósforo; endibias como fuente de vitamina A; frutas frescas, por ejemplo, peras, manzanas, plátanos, kiwis o melocotones, sin duda aportan una gran variedad de nutrientes beneficioso para el reptil doméstico. Las lista podrá ser amplia dado el buen número de vegetales que pueden consumir: lechugas, espinacas, coles …

En el mercado existen piensos balanceados tipo pellets o tabletas especialmente elaborados para reptiles herbívoros y que sirven para complementar su nutrición.

Especies omnívoras: Son aquellos reptiles que consumen alimentos de origen animal y vegetal, tal es el caso de determinados geckos y otros lacertillios, en estos casos la alimentación a suministrar será más variada: insectos, pequeños roedores, vegetales, etc.

Los alimentos balanceados deben ser de calidad premium, además se deben suministrar de diferentes marcas, de esa manera podemos prevenir desequilibrios nutricionales.