Camaleón, cuidados y reproducción

Camaleón mascota

Los camaleones forman parte de la familia de los saurópsidos (reptiles escamosos). Habitan en África, al sur del Sahara y existen aproximadamente 161 especies.

Son conocidos por su habilidad especial de cambiar de color según las circunstancias en las que se encuentre y los hay desde 3 cm hasta 80 cm según la especie.

Asimismo, se caracterizan por tener ojos con movimientos independientes el uno del otro, una larga lengua, ausencia de oído, protuberancias nasales y crestas en la parte superior de la cabeza. Los machos son más adornados que las hembras.

Respecto a su comportamiento hay que decir que se trata de animales cuya mayor actividad se registra durante la mañana y en el crepúsculo. No son cazadores activos y en cautividad se alimentan de frutas, plátanos y pequeñas crías de roedores.

Alimentación del camaleón

Los camaleones requieren un cuidado y mantenimiento adecuado. En este sentido hay que tener muy en cuenta que cada especie presenta unas exigencias propias en lo referente a su crianza y cautividad. Por ejemplo, los camaleones sólo se alimentan de presas vivas: grillos, cucarachas, gusanos… por lo que si no estamos preparados para proporcionárselas día tras día, es conveniente optar por otra especie. El calcio y las vitaminas tampoco pueden faltar en su dieta. Algunas especies aceptan ocasionalmente el consumo de algunos vegetales y frutas variadas.

Alojamiento de los camaleones

El espacio más recomendable para una cautividad digna de los camaleones son los terrarios. Éstos deben ser espaciosos y tener un buen equilibrio entre humedad, temperatura y luminosidad. La ventilación es un factor importante, muy requerido por estos animales.

El terrario debe disponer de plantas no tóxicas para este tipo de reptil, también de troncos de árboles que les ayudará a escalar y llevar una vida los más acorde con su medio natural. Para el suelo se puede recurrir a trozos de papeles de fácil sustitución y muy higiénicos en la medida que se pueden reponer regularmente y sin coste añadido, también se puede insertar fibra de coco u otros materiales no tóxicos.

La temperatura resulta un factor especialmente delicado y esencial para algunas especies. Debemos saber que si por ejemplo, no podemos garantizar una temperatura nocturna de entre 5º y 10 º, no podremos mantener con vida a un camaleón de montaña. En consecuencia, debemos asesorarnos sobre los hábitos de la especie en concreto, con la finalidad de proporcionarles los medios adecuados según las costumbres de estos curiosos animales.

En el mercado existen calentadores y lámparas de luz especiales para proporcionarles una calidad de vida acorde con su medio natural, aunque no les debe faltar la luz solar, esencial para proporcionarles las vitaminas que requiere su organismo.

El sistema de goteo o pulverización es importante para lograr el consumo optimo de agua, pues, a diferencia de otros reptiles, no beben agua en recipientes, precisa mantenerse en movimiento para lograr el consumo adecuado que requiere este curioso animal.

Salud del camaleón

Si queremos anotar puntos a favor de la buena salud de nuestro camaleón, siempre es conveniente adquirir aquellos que fueron criados en cautividad, debido a que la presencia humana no les aporta las grandes dosis de estrés que tendría uno escogido directamente de su hábitat o de una granja. Del mismo modo, los criados en cautiverio no suelen estar infestados de parásitos como los que tienen aquellos arrancados directamente de su hábitat natural.

Entre las enfermedades más frecuentes en un hábitat doméstico destacan: enfermedades parasitarias, respiratorias por alojamientos inadecuados, quemaduras por exposiciones prolongadas a fuentes de calor, falta de vitaminas y estrés por una manipulación inadecuado o por agrupamiento de ejemplares teniendo en cuenta que son muy territoriales.

Reproducción de los camaleones

La reproducción es mayoritariamente ovípara, aunque existen especies ovovivípara . En lo que se refiere a la especie ovípara, destacar que son maduros sexualmente, por regla general, partir del año de vida e incluso unos meses antes. La media de la gestación oscila en torno a los 35 días. Ponen los huevos en huecos que realizan excavando la tierra, el número de huevos dependen de la especie, por regla general entre 5 a 40. La eclosión se produce alrededor de los cinco o seis meses, aunque existen ejemplares en los que sus huevos tardan mucha más tiempo en eclosionar.

En cautividad, si queremos conseguir un éxito en la reproducción de ejemplares, es necesario proporcionarle sustrato humedecido para la puesta de los huevos, el más idóneo es vermiculita. Algunas especies requieren incubadora, otras, por el contrario, la temperatura ambiente es optima para lograr la incubación de los huevos.

Las especies más habituadas en cautiverio son: el Chamaeleo calyptratus (camaleón de velo), Furcifer pardalis (camaleón pantera) y Calumma parsonii (camaleón de Parson); todos de gran belleza y resistencia si los mantenemos convenientemente.

 Información taxonómica del camaleón

Reino: Animalia.
Subreino: Eumetazoa.
Filo: Chordata.
Subfilo: Vertebrata.
Clase: Reptilia, reptiles.
Orden: Squamata, escamosos.
Suborden: Lacertilia, lacertilios o lagartos.
Infraorden: Iguania, uguanios.
Familia: Chamaeleonidae.

Vídeo del camaleón

Vídeo con escenas de la especie camaleón del Yemen o velado, Chamaeleo calyptratus.