Enfermedades reptiles domésticos o mascotas

Serpiente doméstica

Enumeramos las enfermedades más frecuentes que podemos encontrarnos en reptiles que viven en cautividad; al tratarse de reptiles domésticos o mascotas, suelen habitar en el terrario, espacios de dimensiones reducidas en comparación con su medio natural, por lo que son propensos a accidentes, heridas, etc., además pueden  contraer ciertas patologías, en este artículo describimos las más relevantes.

Quemaduras: Los reptiles, de forma natural, son atraídos por el calor, y muchas veces, debido a una mala disposición de los elementos de calefacción o iluminación dentro del terrario, pueden ocasionar accidentes por quemaduras, incluso ser muy graves e infectarse con facilidad. Generalmente son tratadas con antibióticos y lavados a diario.

Heridas: Sobre todo en animales difíciles de manipular, suelen ser más esquivos, y es frecuente accidentes por rozaduras, cortes, etc. con determinados elementos del terrario, en casos graves debe supervisarse por el veterinario para una correcta cura del herpeto.

Mordeduras por la presa: Ocurre con el suministro de alimentos vivos y tienden a evitarse con alimentos congelados o muertos recientemente. Como todas las mordeduras, son susceptibles de infección.

Disecdisis: Problemas con el proceso de muda debido a falta de humedad, deficiencias alimentarias, parásitos, etc. Se deben de aumentar en el terrario aquellos elementos que fomenten la rozadura, otra opción es eliminar la piel seca de forma manual.

Distocia: Retención de huevo que pueden infectarse y provocar problemas serios en el animal. Es importante acudir al veterinario para su extracción de inmediato.

Hipervitaminosis A o B: Puede darse por una mala alimentación o por exceso de suplementos alimenticios para corregir una hipovitaminosis. Ofrecer al reptil, en el caso de los carnívoros, carne cruda y no congelada puede ayudar a corregirlo.

Hipovitaminosis A: Es habitual en tortugas que se alimentan solo con krill vendido en tiendas. Se caracteriza por ojos cerrados con secreción, abscesos óticas y dificultad respiratoria.

Enfermedad metabólica ósea: Suele darse como consecuencia de una baja cantidad de vitamina A, ya sea por la dieta o por falta de radiación ultravioleta B (UVB). Es posible la curación pero no se corrigen las anomalías óseas producidas por esta patología.

Parásitos: Los parásitos internos son frecuentes en reptiles, a modo de prevención es importante desparasitaciones periódicas frente a coccidios, gusanos, protozoos. Los parásitos externos también pueden producir ciertos problemas en la piel del reptil, como es el caso de los ácaros o garrapatas.

Estomatitis: La patología es producida por estrés, heridas, infecciones y cursa con gingivitis y pérdidas dentales.

Neumonías: Fácilmente detectable ya que el reptil presenta dificultad respiratoria, boca entre abierta, etc. Esta enfermedad puede originarse por estrés, cambios en la temperatura ambiental.

Otitis, infecciones en ojos: También son habituales en reptiles domésticos.

Finalmente destacar que existen mucha más enfermedades, por lo que acudir a la consulta de un veterinario especializado en exóticos nos ayudará a la prevención de muchas patologías en nuestro herpeto mascota.