Las iguanas, consejos sobre sus cuidados.

depositphotos © FotoJagodka

El lugar de origen de las iguanas es el sur de México, Centroamérica, las islas del Caribe y gran parte de Sudamérica. Teniendo en cuenta la zona del planeta en la que nacieron como especie, su hábitat natural está formado por bosques húmedos.

Estos fascinantes animales con aspecto de dragón pueden llegar a medir entre 1,5 mts y 1,8 mts, y pesar entre 7 y 10 kilogramos.

La iguana criada en cautividad se adaptan mejor al medio humano. El hecho sentirse seguras desde pequeñas, prácticamente será una garantía de que no tenga ningún tipo de agresividad.

En algunos casos pueden vivir más de 20 años, aunque el promedio habitual ronda entre los 7 y los 8 años.

A la hora de distinguir el sexo de nuestra iguana –hecho que resulta difícil- deberemos tener en cuenta que el macho presenta espinas dorsales más desarrolladas, papadas y escamas más prominentes y abultamientos en la base ventral de la cola llamados hemipenes.

Alojamiento de la iguana

El terrario es la mejor opción para el alojamiento de este curioso reptil, debe de ser espacioso para que el animal se pueda ejercitar. Las urnas de cristal son aconsejables ya que se limpian con mejor facilidad y el cerramiento que equiparan mantienen a la iguana en lugar seguro sin que se pueda escapar.

La temperatura del terrario no debe ser inferior a 25 grados, un calefactor con un termostato incorporado ayudarán a mantener la temperatura optima del terrario. La luz solar es indispensable para una mejor calidad de vida del animal, en todo caso, si es limitada, debemos incorporar una lampara especial de fácil adquisición en tiendas especializadas.

Un recipiente con agua servirá para que el ambiente adquiriera el nivel de humedad requerido por este reptil, además facilita los baños que diariamente precisa la iguana. Las plantas artificiales y tronco de árboles son una buena opción para simular su medio natural, sobre todo para que puedan trepar y descansar como lo hacen en estado salvaje. Las cuevas son útiles en la medida que mantienen al animal en lugares más íntimos y seguros, sin duda evitan el estrés, con lo que repercute positivamente en su salud.

El suelo del terrario deberá acondicionarse con sustratos especiales para reptiles: musgo, cortezas, fibra de coco…. La arena y algunos materiales absorbentes como los elaborados para gatos no son aconsejables, ya que pueden digerirlos y causarles problemas de tipo digestivo.

Alimentación de la iguana

Teniendo en cuenta que se trata de una especie totalmente vegetariana, la mezcla de vegetales verdes es una excelente opción de alimentación. Tenemos que estar preparados para que dicha mezcla tenga por lo menos 8 ingredientes de vegetales: hojas verdes, acelgas, frutas variadas, algunos cereales… por lo que requerirá una cierta exigencia. En caso de no poder cumplir con ella, se debe evitar de manera tajante, alimentarla con piensos para perros o gatos. Esto puede ser el origen de múltiples enfermedades.

La comida balanceada existente en el mercado favorece el equilibrio nutricional que requiere este ejemplar. También es recomendable facilitar ocasionalmente a los ejemplares jóvenes alimento vivo, como es el caso de insectos, de fácil adquisición en tiendas especializadas en animales exóticos. Aunque existen disparidad de criterios sobre este último extremo, ya que algunos expertos mantienen que no es recomendable el alimento vivo, otros, en cambio, consideran la necesidad de proporcionárselo a los ejemplares más jóvenes.

Salud de la iguana

Es muy importante que apenas nos hagamos con este reptil acudamos al veterinario para un chequeo que se antoja obligatorio.

La salud de este animal dependerá en gran medida de los cuidados y la dedicación que diariamente le proporcionemos. La humedad y la luz adecuada, así como una dieta equilibrada y rica en nutrientes son imprescindibles. El acceso a rayos de luz UV-B, naturales o artificiales, contribuirá en gran medida a su salud física y psicológica, puesto que mediante ellos absorberán correctamente el calcio.

Las enfermedades más comunes de necesario control son: renal, parásitos, éxtasis de huevos (no pueden salir), pérdida de cola y fractura de dedos, problemas con el cambio de la piel y agresión entre machos. El veterinario de elección es recomendable para el mantenimiento del reptil.

Reproducción de las iguanas

En cautividad es una tarea difícil conseguir la reproducción de las iguanas, salvo que tengamos espacio y medios suficientes para tal fin. Alcanzan la madurez sexual a partir de los tres años de vida. La gestación dura en torno a 60 o 100 días, depositan los huevos en el interior de la arena, el número es variable entre 10 y 60. La eclosión se produce transcurrido 90 a 120 días.

La especie más popular como animal doméstico es la denominada iguana verde (Iguana iguana).

Información taxonómica de la iguana

Reino: Animalia
Subreino: Eumetazoa
Filo: Chordata
Subfilo: Vertebrata
Clase: Reptilia (denominación clásica)
Subclase: Lepidosauria
Orden: Squamata
Suborden: Scleroglossa
Infraorden: iguania