Parásitos externos en reptiles de terrario (ectoparásitos)

Parásitos externos en reptiles
Andrea Westmoreland/CC BY-SA 2.0

La cría y mantenimiento de reptiles en terrario cuenta con ciertos problemas que pueden plantearse con asiduidad, como el tema que nos ocupa, los parásitos externos en reptiles mantenidos en cautividad. En la mayoría de ocasiones, estas afecciones surgen por motivos que exponemos a continuación:

– Adquisición de especies ya infectadas, las cuales vienen de criaderos masivos en donde erradicar el problema es tarea ardua, dado la propensión de los animales a reinfectarse o la imposibilidad de aislamiento individual, por el gran número de animales que albergan.

– Aquellas especies recolectadas en estado salvaje sin pasar por un previo control veterinario.

– Adquisición de elementos ornamentales (troncos, raíces…) del entorno natural, sin estar suficientemente desinfectados antes de su introducción en el terrario.

– Falta de higiene en el terrario y sus correspondientes accesorios.

– Hacinamiento, instalaciones no adecuadas con el estrés a que quedan expuestos los animales.

Si nos encontramos ante un problema de parásitos externos en reptiles, lo más importante es saber identificar el problema, especialmente el tipo de parásito que afecta al reptil.

Afortunadamente en la actualidad existen veterinarios especializados en animales exóticos que sin duda son de gran ayuda para atajar el problema. No existen muchos fármacos para acabar con infecciones por parásitos externos en reptiles, el surtido es escaso dado la toxicidad que determinados medicamentos pueden acarrear al reptil.

Principales parásitos externos en reptiles

Larvas de moscas

Las larvas de moscas son producto de depósitos de huevos que al eclosionar quedan expuestas en el interior de la piel del reptil, producen abultamientos subcutáneos acompañados de heridas abiertas, en muchos casos pueden supurar. Se localizan principalmente en extremidades y la zona anal del reptil. Es imprescindible su extracción, desinfección de herida y, si es necesario, el suministro de antibióticos para evitar infecciones generalizadas. Igualmente es aconsejable la intervención veterinario sobre todo para la prescripción de fármacos, así como la extracción adecuada de todas las larvas.

Sanguijuelas

Las tortugas acuáticas que viven en charcas o estanques artificiales pueden presentar parásitos tipo sanguijuelas. Al igual que en el caso anterior es imprescindible su extracción, son bastante resbaladizas, como remedio casero, desde antaño se ha sugerido el empleo del vinagre para que mejor se desprendan del reptil.

Garrapatas

Las garrapatas en reptiles son similares a las presentes en perros o gatos, aunque son de tamaño más pequeños. Se localizan principalmente en extremidades y escamas del reptil. Desprenderse de ellas en muchas ocasiones no es tarea fácil, dado su pequeño tamaño o la peligrosidad que entraña que cabeza o miembros no se extraigan correctamente, en estos casos el reptil podría sufrir una infección y peligrar seriamente su salud.

Parece ser que el empleo de algún lubricante como es el caso de unas gotas de aceite, ayudan a extraer mejor el parásito. Aunque es fundamental la revisión veterinaria, no solo por la extracción, sino para valorar el grado de infección y proporcionar un producto médico adecuado sin toxicidad, teniendo en cuenta que los reptiles son especies delicadas especialmente al suministro de fármacos.

Ácaros

Los parásitos externos en reptiles relacionados con ácaros se presentan en terrarios si cuenta con mala higiene de sus habitáculos y correspondientes accesorios. La infección por ácaro se aprecia a simple vista, ya que el reptil presenta pequeños puntos de color rojizo o negro (dependiendo de la especie parasitaria).

Si se diera el caso de infección por ácaros, es importante aislar a los reptiles de forma individual en terrarios improvisados. Una vez quede libre el terrario infectado, precisa de una limpieza exhaustiva con algún producto desinfectante, por ejemplo la lejía, igualmente es necesario deshacerse del sustrato y accesorios ornamentales, como troncos, piedras, plantas, etc. Una vez esté lo suficientemente higienizado y ventilado, puede incorporarse un nuevo sustrato y sus correspondientes elementos ornamentales.

A los reptiles se ha sugerido tratarlos con un producto que parece eficaz para este tipo de parásito, como es el caso de la piretrina, que no reviste efectos secundarios. Transcurrido 24 horas pueden nuevamente incorporarse en su terrario desinfectado.

Las infecciones por ácaros suponen un verdadero problema para la piel y puede afectar negativamente al proceso de muda del reptil.

En definitiva, deshacerse de determinados parásitos externos en reptiles no es tarea fácil, dado que no existen fármacos adecuados y los remedios caseros pueden aliviar, pero no curar completamente. La industria farmacéutica consciente de la toxicidad de medicamentos para reptiles, no está especializada en fabricación de fármacos adecuados, dado los efectos secundarios que pueden acarrear.

El veterinario médico sin duda es un aliado eficaz especialmente en la identificación (existen muchas especies), prevención de enfermedades, higiene y eliminación de muchos parásitos externos en reptiles.