reptiles mascotas, mantenimiento en terrarios

Reptiles mascotas: Iguana

Los anfibios y reptiles son animales que en los últimos tiempos han cautivado la atención de muchas personas, sobre todo para adoptarlos como animal de compañía o mascota. A diferencia de otras mascotas, como el perro o el gato, no mantienen una relación tan afectiva e íntima, más bien les gusta permanecer en su hábitat sin que se les moleste, en definitiva, son animales para verlos, obsérvalos y cuidarlos como se merecen, pero sin un exceso de manipulación, ya que le ocasionará estrés y repercutirá negativamente en su salud. Sin duda, los terrarios son la mejor opción en cuanto al mantenimiento de los herpetos en cautividad. Si hemos decidido adquirir un terrario y adoptar a reptiles mascotas para introducirlo en el medio doméstico, antes de su adquisición debemos de tener en cuenta una serie de planteamientos generales, imprescindibles para asegurar un éxito en su adquisición y mantenimiento, de los contrario, es decir, sin una información o planteamiento previo, la adopción puede resultar una experiencia negativa o desagradable.

Algunos consejos para el principiante en el mundo de los terrarios

  • Conocer las dimensiones que el herpeto va a tener en edad adulta, es importante para cerciorarnos de que vamos a contar con suficiente espacio para el alojamiento del reptil o anfibio, en el mercado existen muchas tipos o modelos de terrarios.
  • Comprobar si se trata de una especie venenosa, estos animales necesitan cierta pericia en cuanto a su manipulación, no aconsejable para principiantes, dado el mayor grado de dificultad que va a suponer la tenencia del animal en el entorno doméstico.
  • Tener presente la alimentación que precisa para sobrevivir, muchos necesitan alimento vivo, con lo que es necesario asegurarse de que vamos a poder disponer con facilidad de animales vivos para suministrárselos con regularidad.
  • Investigación de su hábitat y costumbres para poder recrear el terrario en un habiente que reproduzca fielmente el medio natural de procedencia, grado de complejidad y elementos adiciones que pueda precisar el animal. El terrario debe de acomodarse al modelo de vida del animal.
  • Asesorarse si la especie en cuestión es legal su tenencia, ya que muchos animales están protegidos por la legislación vigente, en la mayoría de los casos son especies vulnerables, se ha reducido considerablemente su densidad poblacional en su medio salvaje y no se permite su posesión; en otros supuesto se puede adquirir ciertos reptiles o anfibios, pero puede que sea necesario una documentación adicional por estar comprendidos en el convenio CITES. Finalmente existen especies consideradas “invasoras” en las que tampoco está permitida su tenencia. Todas estas cuestiones jurídicas son imprescindible conocerlas, pues adquirir un reptil o anfibio no permitido según la legislación acarrea cuantiosas sanciones administrativas.
  • No recolectar animales del medio en el que habitan, ese comportamiento vulnera la conservación de muchas especies de reptiles y anfibios.
  • La adopción supone un incremento de nuestra partida de presupuesto: compra de accesorios, alimentación, complementos, gastos veterinario… Es importante saber si vamos a poder sufragar este incremento de gatos que supone la adquisición de reptiles mascotas.
  • Que las dimensiones del terrario sean las adecuadas para el albergue del herpeto.
  • La adquisición de un terrario en tiendas de animales nos facilita el trabajo que supone la elaboración de uno artesanal, están garantizados y el operario nos puede ayudar sobre el manejo y utilización del mismo, también nos asesorará sobre el tipo de especie a albergar y los accesorios que necesitaremos para su mantenimiento.
  • Agrupar ejemplares según sus costumbres, aunque es necesario no masificar de animales el terrario, ya que las dimensiones reducidas y la competitividad por la alimentación reduce considerablemente su calidad de vida, al mismo tiempo que se incrementa el riesgos de contagios de enfermedades. Sin olvidar que muchas especias son muy territoriales y no aceptan la convivencia con otros animales.
  • Comenzar con reptiles mascotas que mejor se adapten a la vida doméstica y que sean de fácil mantenimiento. Los criados en cautividad tienen mayor probabilidad de vida, pues ya están familiarizados con el entorno humano.
  • La improvisación, falta de información, materiales no adecuados o el mal uso de muchos accesorios son las causas más frecuentes que inducen al fracaso del principiante en el mundo de la terrariofilia.

Contenido sobre terrarios

Reptiles mascotas

Especies más destacadas de reptiles mascotas: