Alimentación de los reptiles en estado salvaje

© Paradais Sphynx
Alimentación de los reptiles

En este post hablamos de la alimentación de los reptiles que viven en estado salvaje. Los reptiles son un grupo de animales vertebrados muy diversos y existen grandes diferencias en cuanto a su alimentación dependiendo de la especie. Sin embargo, algo que tienen bastante en común los reptiles es que son animales todoterrenos y que son capaces de adaptar su dieta al medio al que habitan y a las opciones que tengan delante.

La mayoría de reptiles son capaces de alimentarse tanto de animales pequeños como de insectos e incluso de alimentos de origen vegetal. Sin embargo, sí hay algunas especies o grupos de reptiles que tienen algo más limitadas sus opciones a la hora de alimentarse, así que ahora vamos a detallar los diferentes grupos alimentarios según estas restricciones.

Alimentación de los reptiles carnívoros

Hay algunos reptiles que son carnívoros estrictos, esto quiere decir que sólo se alimentan de la carne de otros animales. La mayoría combinan este tipo de alimentación con otros, pero hay dos grandes grupos de reptiles que son exclusivamente carnívoros. Se trata de las serpientes y de los cocodrilos. Las primeras son bastante cuidadosas a la hora de elegir sus presas. Deben tener en cuenta su tamaño, ya que las devoran enteras sin ningún tipo de masticación y deberán digerirlas enteras. La elección de las presas también depende en gran medida del olor que desprenden, su temperatura y los movimientos que realizan. Los cocodrilos, en cambio, tienen un margen mucho mayor a la hora de escoger su comida ya que sólo se fijarán en el tamaño de la presa. A pesar de poseer dientes tampoco se puede decir que la mastiquen, aunque sí hay cierto proceso de trituración con las mandíbulas.

Otros reptiles se alimentan de animales, pero lo hacen a partir de animales acuáticos. Se pueden considerar carnívoros, pero en este caso normalmente sí alternan este tipo de nutrición con animales de otro origen. Como ocurría con los carnívoros estrictos, estos animales tienen que ingerir el animal sin haberlo masticado, por lo que están condicionados por esta limitación. Aunque muchos posean dientes o estructuras similares a picos, estas sirven para capturar a la presa y evitar que huya y no para procesarla. Un ejemplo de reptiles cuya alimentación se basa en animales marinos serían las tortugas marinas, que además de su pico utilizan las extremidades delanteras para poder introducir correctamente a su presa en su aparato digestivo.

Alimentación de los reptiles insectívoros

Un gran número de reptiles basa su dieta en la ingesta de insectos y pequeños invertebrados como arañas, moluscos y gusanos. Este grupo se conoce como reptiles insectívoros. La mayoría de ellos poseen lenguas con movimientos tremendamente rápidos para poder captar las presas fácilmente. El tamaño de la presa también vendrá determinado por el tamaño del reptil ya que animales más grandes podrán comer insectos más grandes. Un grupo importante de reptiles insectívoros lo encontramos en las lagartijas que se alimentan de insectos como las hormigas y las moscas, así como de pequeños arácnidos, lombrices y caracoles. Otro grupo de reptiles insectívoros está formado por los camaleones. Estos son cazadores mucho más pausados que las lagartijas y se pueden pasar largos ratos quietos observando el entorno antes de capturar a sus presas. No son demasiado estrictos a la hora de escoger a su presa, lo importante es que les quepa en la boca sin problemas.

Alimentación de los reptiles herbívoros

También hay reptiles que se alimentan exclusivamente de plantas y productos de origen vegetal. Son los menos numerosos, pero también cuentan con varias especies que forman conforman este grupo. Además, la mayoría de estos animales pueden obtener parte de sus nutrientes a partir de insectos y pequeños invertebrados, por lo que es complicado hablar de reptiles herbívoros estrictos. El ejemplo más claro de este tipo de animal lo tenemos en la tortuga terrestre, que es de los pocos reptiles que casi nunca se alimentan de animales. Otras especies de reptiles herbívoros incluyen a las iguanas y a los lagartos de cola espinosa.

Reptiles omnívoros

Para concluir es de destacar que desde el punto de vista de la alimentación de los reptiles a pesar de que la mayoría de especies tienen preferencia por un tipo de alimento u otro, gran número de ellas combinan diferentes tipos de alimentos y se pueden adaptar a una dieta u otra dependiendo de las circunstancias. Por eso se dice que la mayoría de reptiles son omnívoros, aunque en su dieta predominan los nutrientes de origen animal. En estos casos, ya se alimenten de pequeños vertebrados o invertebrados, tienen un aparato digestivo adaptado para tal situación. Esto implica un tracto digestivo no demasiado largo, ya que los animales poseen un gran contenido proteico que no resulta complicado de digerir.

En cambio, los reptiles que ingieren una mayor cantidad de alimentos de origen vegetal presentan ciertos problemas para poder digerirlos correctamente. Para tratar de solucionar estos problemas digestivos, la estrategia que muchos de ellos han adaptado es la de tragarse piedras, es lo que se conoce como gastrolitos, muy útil pues ayuda a la degradación de la materia vegetal.