Camuflaje en reptiles, maravillosos mecanismos adaptativos

Camuflaje en reptiles
Jacinta Lluch Valero/CC BY-SA 2.0
Camuflaje en reptiles

Para tener éxito y sobrevivir en la naturaleza, los seres vivos deben interaccionar tanto con factores bióticos como abióticos, lo que en parte ha originado una serie de conductas, hábitos y estrategias con la que hacen frente a diversas tareas como lo es la alimentación, sobre todo en aquellos que necesitan cazar y también a desarrollar tácticas para no ser presa y convertirse en alimento de otros. Los reptiles son animales que deben enfrentar estos desafíos, muchos de ellos son depredadores y obtienen su alimento cazando, pero también pueden ser presa de otros organismos por lo que han adoptado mecanismos que les permitan cumplir estas dos funciones básicas, estos mecanismos reciben el nombre de camuflaje en reptiles.

Mecanismos de camuflaje en reptiles

El camuflaje en reptiles tiene varias variantes dependiendo de la especie de reptil, estos seres vivos de manera general pueden hacer uso de los elementos que se encuentran en la naturaleza, así como mostrar patrones, estructuras morfológicas e incluso cambio en la coloración para lograr mezclarse con el entorno y pasar desapercibidos, tanto para presas como para depredadores.

A continuación describiremos los mecanismos de camuflaje en reptiles más utilizados por los grupos que conforman esta clase.

Camuflaje en reptiles ofidios

Uno de los camuflajes más utilizados por los reptiles es el engaño de la percepción visual, tanto de presas como depredadores, para ello se han convertido en unos expertos en camuflaje, con el cual pueden pasar desapercibidos mientras acechan a su presa o logran escapar de su contraparte depredadora. El camuflaje en reptiles a través del engaño visual ha sido muy exitoso, por lo que a través de los años las distintas especies han perfeccionado técnicas y adquirido modificaciones morfológicas, con el fin de mezclarse y parecer un objeto más del entorno, mientras otros simplemente pueden cambiar los patrones de coloración y lucir tal cual como el sustrato en donde se apoyan.

Como ejemplo de esta habilidad nombraremos en primer lugar a las serpientes, las cuales para obtener su alimento deben acercarse lo suficiente a sus presas para poder atraparlas, esto lo pueden lograr bien sea persiguiéndolas o simplemente se quedan lo más tranquilas posibles fundiéndose con su entorno y atacar en el momento menos esperado. Esto lo podemos observar en varias especies, una de ellas es Opheodrys aestivus o serpiente verde áspera, cuyos hábitos arborícolas les permite camuflarse perfectamente con el verde de las hojas, mientras espera la oportunidad para capturar a los insectos de los cuales se alimenta. Otras serpientes también cuentan con esta habilidad como lo es la serpiente de cascabel Crotalus lepidus.

Aparte del camuflaje por patrones de coloración en las serpientes, también se han encontrado que algunas representantes de este grupo han adquirido un camuflaje de tipo químico, que es utilizado cuando necesita alimentarse. El camuflaje químico le permite a la serpiente llegar a la cueva de sus víctimas sin ahuyentarlas o peor aún que pueda ser atacada por ellas y convertirse en presa, un ejemplo lo tenemos en la serpiente Renna dulcis, que es un ofidio ciego, de hábitos fosoriales y le gusta alimentarse de hormigas, cuando consigue una cueva desprende sustancias químicas o feromonas que confunden a las hormigas pensando que es una de ellas, lo que le da tiempo para poder atraparlas y conseguir su objetivo.

Cocodrilos y su entorno

Otro ejemplo de camuflaje en reptiles mediante la percepción visual se da en los cocodrilos, se han hecho estudios en donde se ha registrado que estos grandes reptiles pueden utilizar herramientas de su entorno para camuflarse, tal es el caso del aligator americano o Alligator mississippiensis, el cual se ha observado un comportamiento en el que utilizan ramas que coloca sobre su hocico con la finalidad de atraer a las aves que las necesitan para construir sus nidos, cuando estas aves llegan a recogerlas son sorprendidas por el cocodrilo que las atrapa con un rápido movimiento. De igual manera existen otros como el cocodrilo enano Osteolaemus tetraspis, cuyo color verde oscuro característico le ayuda a camuflarse entre la maleza del hábitat en que se desarrolla.

Camuflaje en los saurios

Los verdaderos expertos de camuflaje en reptiles lo representa el orden de los saurios, sus mayores representantes son la especies de camaleones, como ya se sabe estos animales pueden cambiar el color de su piel gracias a los cromatóforos, los cuales contienen pigmentos que se utilizan para esta acción, aunque el cambio de color ha sido vinculado con procesos fisiológicos es indudable que también les ayuda a mezclarse con su entorno.

Los geckos también poseen la capacidad de cambiar de color, y un género en especial tiene otra forma de camuflaje a parte de su cambio de coloración, este género es Uroplatus que engloba a las especies comúnmente llamada geckos cola de hoja, debido a la apariencia aplanada y en algunos con lóbulos que le da una verdadera apariencia de hoja muerta.

Quelonios o tortugas

El camuflaje en reptiles también abarca a las tortugas, que de igual manera utilizan patrones de colores para tratar de confundir a sus depredadores, sobre todo las que viven en los cuerpos de agua, un ejemplo de ello son las tortugas marinas que deben cuidarse tanto de los depredadores superficiales como de aquellos que nada por debajo de ellas, para ello la parte dorsal de su caparazón suelen ser de color oscuro de manera que se confunda con el color de la superficie marina, mientras que la parte ventral son de colores claros a fin de camuflarse con la claridad de la superficie.

Así mismo existe especies de tortugas que se logran camuflar gracias a su apariencia, tal es el caso de la tortuga Chelus fimbriata, la cual gracias a las protuberancias y la forma triangular y aplanada de su cabeza suele confundirse como otras estructuras que sobresalen de la maleza circundante.

Autores consultados

  • Camargo, L.; Oliveros, D.; Rojas, D.; Torres, F.; Olmos, D. (2008).
  • Dinets, V.; Brueggen, J.C.; Brueggen, J.D. (2013).
  • García, H. (2007).
  • Martín, J.; Pilar, L. (2003).
  • Raya-García, E.; Alvarado-Díaz, J. (2017).
  • Vargas-Ramírez, M.; Caballero, S.; Morales-Betancourt, M.; Lasso, C.; Amaya, L.; Amaya, L.; Martínez, J.; Silva, M.; Vogt, M.; Pires, I.; Hrbek, T.; Campbell, P.; Fritz, U. (2020).