Clasificación de los reptiles, lagarto sipnásido

Clasifiación reptiles: especie lagarto

Los reptiles pertenecen a la clase Sauropsida, también denominada Reptilia, los términos no son coincidentes en la medida en que cada terminología incluye grupos que abarcan diferentes especies, en ese sentido hemos preferido utilizar el término reptilia o reptiles en sentido estricto, es decir, incluyendo en su clasificación solo los grupos que se determinan en la clase Sauropsida, sin tener en cuenta la clasificación tradicional, que engloba un número más amplio de especies.

Se tienen constancia que los reptiles surgieron hace unos 325 millones de años en el periodo carbonífero, sus antepasados directo fueron los anfibios. Para poder permanecer en el medio terrestre sufrieron una serie de adaptaciones muy importantes, destacando su forma de reproducción ovípara, especialmente el huevo amniota, es decir, protegido por una membrana calcificada, también denominada concha, que hace que se desarrolle y conserve sin dificultad en el medio terrestre; otras adaptaciones para su supervivencia fuera del medio acuático fue la fecundación interna, la dotación de escamas en su cuerpo para evitar la deshidratación o su correspondiente respiración pulmonar.

El auge en cuanto la expansión de los reptiles tuvo lugar en el periodo triásico, existieron multitud de especies: dinosaurios, reptiles voladores, acuáticos… Aunque debido a una serie de desastres medioambientales, a final del periodo cretácico desaparecieron multitud de ejemplares, sobreviviendo únicamente los que conocemos en la actualidad.

Siguiendo una línea alejada de la clasificación tradicional, los saurópsidos o reptiles en sentido estricto se agrupan en dos subclases o subcategorías: los diápsidos (Diapsida) y los anápsidos (Anapsida), realmente son los que comparte más características comunes entre todos ellos.

Los anápsidos comprende las tortugas actuales y otros órdenes de reptiles prehistóricos ya extintos. Los diápsidos agrupa a bastantes géneros de especies, a su vez se divide en lepidosauromorfos y  arcosauromorfos.

El grupo de los lepidasauromorfos, comprende entre órdenes vivientes a los esfenodontos (tuataras), serpientes (ofidios) y los lacertilios (lagarto, camaleones e iguana).

En cuanto a los arcosauromorfos, agrupa a varias especies como el cocodrilo o el caimán, también, entre otros, a los populares dinosaurios.

Ambas infraclases, Lepidosauromorpha y Archosauromorpha, engloban a una multitud de reptiles prehistóricos en función de las características especiales que comparte cada grupo.

Adaptaciones que permitieron la evolución y proliferación de los reptiles

La aparición de los reptiles tuvo su máxima expresión mediante la colonización del medio terrestre y fue necesario que se produjeran una seria de modificaciones para adaptarse al medio terrestre, la mayoría de las mismas vinculadas a los mecanismos tendentes a evitar la deshidratación. Aunque ya las hemos mencionado con anterioridad, a modo de resumen, destacamos las ideas más interesantes.

  • Formación del huevo amniota, protegido por una cáscara para evitar la desecación.
  • Una epidermis con escamas para evitar la desecación y la deshidratación.
  • Un ventrículo parcialmente separado.
  • Los conductos excretor y reproductor separados uno del otro.
  • Respiración exclusivamente pulmonar.

La formación del huevo, con su cáscara y membranas marcó un hito en la evolución de los animales terrestres porque así podían completar el ciclo de vida en un medio seco. Fue así como surgieron los primeros amniotas.

Diversificación y clasificación. Corolario

Después de un proceso de millones de años dos linajes de amniotas fueron separándose claramente, uno los sinápsidos o sea los que darían origen a nuestros propios antepasados y otro denominados saurópsidos tronco a partir del cual evolucionarían los dinosaurios, los reptiles modernos y las aves.

Anápsidos

Básicamente está integrado por las tortugas y otras muchas formas fósiles.

Diápsidos

Aquí se incluyen dos grupos diferenciados los lepidosaurios y los arcosaurios.

Lepidosauria

Este grupo está constituido por tres especies claramente delimitadas: los lagartos, las serpientes y un tipo de iguana que se encuentra en Nueva Zelanda denominadas tuataras. Se distribuyen de la siguiente forma:

– Rhynchocephalia

Este orden incluye solo a los tuátaras de Nueva Zelanda

– Squamata

Los lagartos y las serpientes se caracterizan por la ausencia de extremidades y cuerpos alargados. Tuvo una amplia diversificación.

– Arcosaurios

Aquí se agrupan los cocodrilos. Habitan lugares tropicales y ascienden a 14 especies.Tienen las extremidades posteriores más alargadas y descienden de los tecodontos.

– Tortugas

Las tortugas o quelonios poseen una estructura en forma de caparazón que protege los órganos internos. No tienen dientes y poseen un pico corneo.

Esto son solo algunos ejemplos del interesante y fascinante mundo de los reptiles, aun lleno de enigmas pero sin dudas un eslabón esencial en el plano evolutivo incluso de muchas otras especies.