Comportamiento de las iguanas

Comportamiento de las iguanas
Comportamiento de la iguana

En este artículos tratamos el comportamiento de las iguanas, reptiles integrantes en el orden de los escamosos y con cierta simpatía por parte de algunas especies, como es el caso de la iguana verde demandada para su mantenimiento como iguana mascota.

Introducción al comportamiento de las iguanas

Las iguanas son animales reptiles que siempre han atraído la atención del hombre principalmente por su particular morfología que las confiere cierto aspecto de dragón. La familia, Iguanidae, se distribuye en Sudamérica, América Central, el Caribe e islas Galápagos. Por otro lado, su taxonomía no es del todo clara en cuanto la integración o no en los iguánidos de determinados géneros, ya que para ciertos autores solo deben formar parte de esta familia aquellas especies que cuenta con determinadas sinapomorfias, en total se proponen 8 géneros.


En general, el comportamiento de determinadas iguanas es bastante arborícola, gusta frecuentar las ramas de los árboles la mayor parte de su vida, salvo ciertos periodos como es el caso de la llegada del periodo reproductivo. Otras, en cambio, llevan un comportamiento terrestre, por ejemplo los géneros Dipsosaurus y Cyclura, cobrando especial atención la especie Amblyrhynchus cristatus dado que ha conseguido adaptarse a los hábitats marinos.

Forma de conseguir su alimento

Destaca su dentadura en la que engullen el alimento sin masticar y sin la utilización de las extremidades, directamente lo atrapan con su boca, claro está que existen excepciones, como es el caso de la iguana de las Galápagos (género Conolophus), en la que los cactus son su debilidad, como quiera que tienen pinchos, utiliza sus patas anteriores para hacerlos rodar, deshacerse de los mismos y así poder disfrutar de su alimento.

Una peculiaridad en ciertas especies es la facilidad para digerir vegetales tóxicos, su metabolismo es competente para convertirlos en inocuos gracias a un proceso de desintoxicación de los alcaloides.


Asociación de iguanas

En el comportamiento de las iguanas atrae el hecho de considerar a algunas especies grupales, normalmente en el grupo existe un macho dominante y un número determinado de hembras, también pueden estar presente ejemplares machos jóvenes que se relegan a la condición de subordinados, sin interferir en el comportamiento del macho dominante. Otras presentan comportamientos territoriales.

Comportamiento de las iguanas en estrategias de defensa y reproducción

Otro dato relevante en el comportamiento de las iguanas es su peculiar piel con cierto parecido al entorno en el que habita, sin duda un camuflaje perfecto para permanecer inmóvil y evitar ser devorada por sus depredadores. También en época reproductiva los machos pueden cambiar el color, como un signo de dominancia y atracción que no pasa desapercibido para el resto de individuos.

El género Ctenosaura destaca por su potente cola con presencia de espinas, las cuales son de gran ayuda para usarlas en comportamientos defensivos.

También los iguánidos utilizan la boca y no dudan en propinar un fuerte mordisco si se sienten acorralados.

El comportamiento de las iguanas es bastante agresivo una vez comienza la etapa de celo, los machos adultos rivalizan para ganarse los favores de las hembras. Suelen andar dando vueltas en círculos, emiten silbidos, hinchan el cuerpo, tensan la papada y mueven lentamente la cabeza esperando la reacción de su adversario, un ligero movimiento de desafío va a acompañado de barridos con la cola en el suelo. Sí, todo finaliza con peleas aunque no encarnizadas, el macho perdedor se relega y otorga el acceso al vencedor para poder copular con las hembras, para ello le sigue una parada nupcial y es ella la que decide aparearse o no.

Autores consultados

Frost y Etheridge (1989); J. Fretey, G. de Vericourt, M. Madier (1999); Cogger y Zweifel (1998).

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *