Diferencias entre tortugas marinas, dulceacuícolas y terrestres

Introducción sobre las diferencias entre tortugas marinas, dulceacuícolas y terrestres

En este articulo exponemos las diferencias entre tortugas marinas, dulceacuícolas y terrestres, desde el punto de vista de sus hábitos y adaptaciones morfológicas.

Alrededor de 452 especies de Tortugas (Orden Testudines) se distribuyen a lo largo y ancho del planeta, encontrándose desde habitas con climas fríos o templados hasta en el trópico. A pesar de su apariencia lenta y robusta, son altamente diversas tanto en morfología como en ecología; incluyen especies marinas, dulceacuícolas y terrestres. Su diversidad morfológica se refleja en la forma de su caparazón, en sus diferentes tallas y las características que le permiten adaptarse a los distintos ambientes que habitan, características tanto morfológicas como fisiológicas.


Son estos caracteres relacionados con su hábitat tan llamativos, que por mucho tiempo determinó su clasificación. Ya para 1805, Brongniart, propuso clasificar a las tortugas basados en el hábitat, por lo cual reconocía tan solo tres géneros: Chelonia para las tortugas marinas, Emys para las especies de agua dulce y Testudos para las terrestres. Las propuestas de Cuvier en 1817 y la de Wagler en 1830, a pesar de que mantenían el hábitat como criterio jerárquico, se enfocaban en las características anatómicas que se relacionaban con el hábitat. Posteriormente en 1806, Dumeril propuso una clasificación distinta, en el cual agrupaba al género Chelus como grupo hermano de los géneros Emys, Testudos y Chelonia. El primer grupo correspondía a lo que en 1869, Cope denominó el suborden Pleurodira y un segundo grupo en el suborden Cryptodira, tomando como criterio la forma en que las tortugas retraen el cuello dentro del caparazón. No obstante, no es hasta Graffney (1984) en el que se incluyen las taxa extintas, que hasta ese entonces permanecían relegadas a un tercer grupo, dentro del suborden Cryptodira.

En el presente artículo, vamos a considerar el hábitat en que se desarrollan las distintas familias de tortugas, así como las diferencias morfológicas que les han permitido adaptarse a tres ambientes tan distintos como es el oceánico, el dulceacuícola y el terrestre. Veamos las diferencias entre tortugas marinas, dulceacuícolas y terrestres

Tortugas marinas

Tortuga marina, diferencias entre tortugas marinas, dulceacuícolas y terrestres
Tortuga marina

Actualmente existen siete especies de Tortugas Marinas, las cuales se encuentran distribuidas en dos familias: la Cheloniidae, que se caracteriza por presentar un caparazón óseo, y Dermochelydae, que incluye a la única especie con un caparazón que carece de placas corneas y que se asemeja al cuero; ambas familias son los únicos linajes sobreviviente de lo que antes fue una amplia y diversa radiación de tortugas criptodiras. Las tortugas marinas se encuentran distribuidas en todas las cuencas oceánicas, en su mayoría en zonas tropicales o subtropicales, aunque también se tienen registro de incursiones hacia aguas más frías, inclusive polares.

Las especies modernas de tortugas marinas conforman un grupo monofiletico integrante en el suborden Cryptodira, es decir, derivan de un ancestro común. Además presentan adaptaciones increíbles para la vida marina.

Morfología de las tortugas marinas

Son diversas las características genéticas y morfológicas en cuanto a diferencias entre tortugas marinas, dulceacuícolas y terrestres. No obstante, las marinas comparten determinados caracteres, como sus extremidades que hacen forma de remo, ausencia de articulaciones movibles entre elementos óseos distales, y tres o cuatros dígitos de las patas delanteras que se presentan más alargados. Igualmente la concha presenta una aminoración del material óseo, con varios grados en su modificación según la especie en cuestión. Además está aplanado dorsoventralmente lo que favorece una línea hidrodinámica excelente. Su cabeza es grande y al igual que las extremidades no pueden retraerla dentro de la concha. Igualmente presentan una placa agrandada en el hombro, con un coracoides también alargo que funge como sitio de anclaje para los fuertes músculos pectorales que utilizan durante la natación.

Adaptaciones fisiológicas

Entre los vertebrados con respiración aérea, las inmersiones de las tortugas marinas son las más prologadas y profundas. Una rutina de inmersión pueden durar hasta una hora y existen registro de inmersiones que tienen una continuidad de hasta cinco horas. Y no solo es el tiempo de inmersión, se ha informado que pueden alcanzar hasta 1300 m de profundidad, como es el caso de Dermochelys coriácea. Para ello, los pulmones son relativamente grandes y provistos con una estructura interna que facilita una ventilación eficiente, con un volumen de reserva inspiratoria elevado y un transporte de oxígeno a través del sistema circulatorio extraordinario, así como altos niveles de hemoglobina en sangre y muscular.

En condiciones de bajas temperaturas, al menos dos especies (Caretta caretta y Chelonia myda), excavan en el lecho marino y se mantienen en un estado de aletargamiento, fenómeno que se conoce como “brumación”. Sin embargo, este fenómeno es poco común y no solo debe estar asociado a las bajas temperaturas, ya que está condición también ocasiona algún nivel de actividad o emigraciones a aguas más cálidas. Las tortugas marinas también tienen la capacidad de mantener la temperatura de su cuerpo unos cuantos grados por arriba de la temperatura del agua circundante. Algunas de las características que permiten mantener la temperatura corporal son: un grueso aislamiento, contracorrientes del sistema circulatorio y altas tasas metabólicas.

Debido a que las tortugas marinas pasan el 80% de su vida en el mar, son capaces de regular continuamente las altas concentraciones salinas. Su adaptación más significativa es la modificación de las glándulas lacrimales, ya que pueden producir concentraciones osmóticas seis veces superiores que las de la sangre y el doble de las del agua marina. Sus glándulas de sal cuentan con numerosas circunvalaciones, estructura que le permite además concentrar el cloruro de sodio, además de bicarbonato, bromo, calcio, magnesio y potasio. De esta manera controlan las concentraciones de sales en sus cuerpos al ingerir el agua marina mientras se alimentan.

Tortugas dulceacuícolas

Tortugas duceacuícolas, diferencias con torgas marinas y terrestres
Tortugas duceacuícolas

Las tortugas de río y agua dulce, constituyen un poco más del 60% de las especies de tortugas alrededor del mundo. Se tratan de un grupo ecológico y taxonómicamente diverso, con una amplia distribución geográfica, que va desde las zonas templadas hasta los trópicos. Se encuentran en su mayoría en cuerpos de aguas continentales, como lo son ríos y lagunas. Son de alta explotación humana, ya sea como alimento o como mascotas, por lo que algunos de sus representantes se encuentran en peligro de extinción. Si bien es un grupo diverso, abordamos los caracteres más comunes para entender las diferencias entre tortugas marinas, dulceacuícolas y terrestres.


Morfología

Las extremidades de las tortugas dulceacuícolas no se encuentra modificadas en forma de remos como en el caso de las tortugas marinas; no obstante, estas son aplanadas y palmeadas, con presencia de membranas interdigitales en la mayoría de los ejemplares, que les permiten desplazarse por el medio acuático y que les diferencia de las tortugas terrestres. Cuentan con un caparazón aplanado dorso-ventralmente, el cual reduce el roce con agua cuando se desplazan y aumentan su velocidad en este medio. A pesar de ello, no se consideran tan buenas nadadoras como las tortugas marinas. En su mayoría son más pequeñas en comparación con las tortugas de tierra y de mar, sin embargo, hay especies que rebasan los 80 cm de largo, como es el caso de la tortuga caimán.

Otras características

A pesar de que se consideran animales acuáticos, las tortugas de agua dulce pueden llevan un tipo de vida anfibio, en donde se les observa pasar varias horas al sol en las orillas ribereñas o subidas en piedras o vegetación acuática, de esta forma pueden regulan su temperatura corporal. En la mayoría de las especies, la puesta de huevo ocurre en tierra, donde excavan galerías para construir los nidos donde depositarlos. Carecen de glándulas lacrimales, ya que no necesitan regular las cantidades de sales en su cuerpo. Presentan una alimentación omnívora, siendo capaces de alimentarse de crustáceos, peces pequeños y algas.

Tortugas Terrestres

Tortuga terrestre, diferencia con tortugas marinas y duceacuícolas
Tortuga terrestre

Finalmente para concluir las diferencias entre tortugas marinas, dulceacuícolas y terrestres, nos queda exponer las especies integrantes en la familia Testudinidae, ya que representan en su mayoría a los ejemplares de tortugas terrestres. Esta familia cuenta con alrededor de 42 especies vivientes, agrupadas en 15 géneros; presentan una amplia distribución, con representantes en América, Europa, África y Asia, así como en muchas islas oceánicas.

Morfología de las tortugas terrestre

Las tortugas terrestres se caracterizan por sus caparazones altos con forma de cúpula o domo, que contribuye a aumentar la capacidad pulmonar de estos especímenes. Presentan extremidades gruesas y cilíndricas, las cuales se encuentran recubiertas de fuertes escamas para la vida en la tierra. Las extremidades son fuertes, capaces de soportar el peso de sus cuerpos y excavar galerías, cuentan con uñas bien desarrolladas y tan solo con dos falanges por cada digito, lo que implica que no son capaces de moverse independientemente. Carecen de palmeaduras y de membranas interdigitales, como es el caso de las tortugas de agua dulce.

Hábitos y comportamiento

En general son de hábitos diurnos, eso quiere decir que todas sus actividades se desarrollan durante el día. En cierta medida y pese a ser ectotermos son capaces de regular su temperatura corporal gracias a la forma de su caparazón, el mismo que reduce el ataque de predadores. A pesar de estas tortugas han abandonado el agua, igualmente necesitan beber las cantidades necesarias de líquido para evitar la deshidratación y son capaces darse baños en cuerpos de agua que no sean profundos.

Bibliografía sobre diferencias entre tortugas marinas, dulceacuícolas y terrestres

– Ceballos, Claudia Patricia; (2000). Tortugas (Testudinata) Marinas y Continentales deColombia. Biota Colombiana, septiembre, 187-194

– Eckert, K.L., K. A. Bjorndal, F. A. AbreuGrobois y M. Donnelly (Editores). 2000. Tecnicas de investigación y Manejo para la Conservación de las Tortugas Marinas. Grupo Especialista en Tortugas Marinas UICN/CSE Publicación No. 4

– Eckert, Karen L. y F. Alberto Abreu Grobois (Editores). 2001. Conservación de Tortugas Marinas en la Región del Gran Caribe – Un Diálogo para el Manejo Regional Efectivo. WIDECAST, UICN/CSE Grupo Especialista en Tortugas Marinas (MTSG), WWF y el Programa Ambiental del Caribe del PNUMA. xx + 170pp

– Garay Diaz, G. 2012. Guía para el docente Conservación y Protección de las Tortugas Marinas. Fundación Empresas Polar. Caracas, Venezuela.

– Rhodin, A.G.J., Iverson, J.B., Bour, R. Fritz, U., Georges, A., Shaffer, H.B., and van Dijk, P.P. 2017. Turtles of the World: Annotated Checklist and Atlas of Taxonomy, Synonymy, Distribution, and Conservation Status (8th Ed.). In: Rhodin, A.G.J., Iverson, J.B., van Dijk, P.P., Saumure, R.A., Buhlmann, K.A., Pritchard, P.C.H., and Mittermeier, R.A. (Eds.). Conservation Biology of Freshwater Turtles and Tortoises: A Compilation Project of the IUCN/SSC Tortoise and Freshwater Turtle Specialist Group. Chelonian Research Monographs 7:1–292.

– Rueda-Almonacid, J.V., J.L. Carr, R.A. Mittermeier, J.V. Rodriguez-Mahecha, R.B. Mast, R.C. Vogt, A.G.J. Rhodin, J. Ossa-Velásquez, J.N. Rueda, y C. Goettsch Mittermeier. 2007. Las tortugas y los cocodrilianos de los países andinos del trópico. Conservación Internacional. Bogota, D.C.- Colombia.

– Vitt, L. J., and J. P. Caldwell. 2009. Herpetology: An Introductory Biology of Amphibians and Reptiles. Third Edition. Burlington, Massachusetts, U.S.A. Pag. 713

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *