Lagartos (lacertilios), características, alimentación y reproducción

Lagartos, lacertilios

Los reptiles son un grupo de animales que presentan una gran diversidad de especies, las cuales están ubicadas en el orden Squamata, que a su vez se divide en varios subórdenes y en nuestro artículo abordaremos al suborden Lacertilia o mejor conocido popularmente como lagartos.

Es preciso mencionar que anteriormente el suborden Lacertilia también era denominado como Sauria, en este suborden podemos encontrar a las lagartijas, gekos, iguanas, camaleones y varanos. Todas estas especies a pesar de su diversidad fenotípica, comportamentales e incluso de distribución geográfica, presentan características distintivas para el grupo que ha permitido englobarlos dentro de este suborden.

Características de los lagartos

Como bien hemos mencionado, las especies de lagartos presentan características grupales que ha permitido que se establezca el suborden Lacertilia. Entre las características que presentan estos animales, debemos mencionar en primer lugar como todo reptil la presencia de escamas por todo su cuerpo. En cuanto a la morfología del cuerpo, se evidencia que es alargado y con una definición clara de la cola, todas las especies de lagartos tienen la capacidad de desprender la cola y utilizarla como señuelo para escapar de los depredadores, esta habilidad lleva por nombre autotomía caudal.

Igualmente los lacertilios por lo general presentan dos pares de patas bien desarrolladas, aunque hay excepciones en las cuales las patas desaparecen; de igual manera se puede observar fácilmente la abertura auditiva ubicada en la cabeza. También como característica de los lacertilios que los diferencia de otros subórdenes está la presencia de parpados móviles.

Variedad fenotípica de los lacertilios

Los lagartos al ser un grupo con un gran número de especies presentan una gran variedad morfológica, que responde a las adaptaciones del hábitat y sus hábitos comportamentales. En este grupo podemos encontrar individuos que apenas llegan a medir unos escasos centímetros, tal como Sphaerodactylus ariasae, quien posee una envergadura de la cabeza hasta la cola de solo 1,6 cm, igualmente hay especies con ejemplares que pueden llegar hasta los tres metros convirtiéndolos en unos verdaderos monstruos, apodo que se ha ganado el dragón de komodo por su gran envergadura.

En cuanto a la coloración que tienen los lacertillos existe una gama muy variada, un individuo pueden tener varios colores en su cuerpo, incluso muchos lagartos poseen la habilidad de cambiar de color dependiendo del estado de ánimo y del sitio donde se encuentren, esto lo hacen con la finalidad de camuflarse o por requerimientos fisiológicos.

A pesar de que comparten la forma de su cuerpo, las diferentes especies pueden tener características propias como presencia de crestas y espinas en cantidad variable, las cuales son utilizadas para diferenciarlos, de la misma forma sucede con las extremidades en donde la mayoría posee cuatro patas, pero también existen aquellas donde las extremidades han desaparecido lo que les da una forma de serpiente, como por ejemplo el lución (Anguis fragilis). Las especies que desarrollaron las extremidades tienen cinco dedos en cada una de ellas con uñas fuertes, mientras en el camaleón sus dedos se han unido de forma que le permite sujetarse de las ramas de los arbustos y árboles.

Distribución y hábitat de los lacertilios

Tal como se ha venido mencionando, la gran diversidad de especies y la capacidad de estos de adaptarse a un entorno, ha hecho que los lacertilios se consideren cosmopolitas, podemos encontrarnos a estos animales en todos los continentes, destacando que donde aún no se han observado es en la Antártida (saber más sobre este continente).

Los lagartos tienen distintos modos de vida dependiendo de la especie, hay aquellos que les gusta vivir a nivel del suelo, otros prefieren subirse a los arbustos por lo que son llamados arborícolas, dese allí pueden pasar de rama en rama con mucha agilidad, incluso están los que pueden planear utilizando los pliegues de la piel que están a su costado a modo de paracaídas, tal como lo hace el dragón volador, también están aquellos que se denominan cavadores ya que les encanta excavar o esconderse debajo de las rocas. Las actividades de los lacertilios se dan en distintos tiempos, hay especímenes que les gusta salir durante las horas de sol, mientras otros son completamente nocturnos.

Alimentación de los lagartos

En este grupo hay que destacar que tienen una amplia gama de alimentación dependiendo de la especie que se trate. Hay lagartos que basan su dienta en el consumo en mayor proporción de especies vegetales como algas, plantas y flores tal como lo es Uromastyx geyri, también hay aquellos que prefieren la carne, llamados así carnívoros, alimentándose de insectos, otros vertebrados de pequeño tamaño e incluso a otros lagartos, igualmente los hay con una alimentación mixta, es decir, son omnívoros por lo que pueden consumir tanto especies vegetales como animales.

En el proceso de nutrición los lagartos poseen dientes afilados que pueden reemplazar en caso de pérdida, así mismo algunas especies como los camaleones están dotadas de una lengua larga y retráctil que la utilizan para capturar insectos.

Mecanismos reproductivos de los lagartos

Luego de los procesos de apareamiento en donde la fecundación es interna, los lagartos (lacertilios) pueden poner huevos en distintas cantidades, también están las que mantienen los huevos en su interior o mejor conocidas como ovovivíparas y finalmente existen ejemplares con potencial para tener a sus crías vivas, es decir, sin necesidad del huevo por lo que son especies vivíparas.

En este apartado es importante mencionar que varias especies de lagartos son capaces de reproducirse a través de la partenogénesis, mecanismo mediante el cual no necesitan la fecundación, si no que se da una reproducción clonal a partir de óvulos no fecundados, por lo que todos los individuos de la especie son idénticos a su progenitor.

Tipos de lacertilios

Existen gran variedad de especies de lagartos: en este enlace accedes a sus fichas correspondientes.

Referencias

  • Castañeda-Gaytán, G.; Gadsden, H.; López-Corrujedo, H.; Estrada-Rodríguez, J. (2016).
  • Flores-Villeda, O.; García-Vázquez, U. (2014).
  • García, A.; Outerelo, R.; Ruiz, E.; Aguirre, J.; Almodóvar, A.; Alonso, J.; Benito, J.; Arillo, A.; Berzosa, J.; Buencuerpo, V.; Cabrero, F.; Díaz, D. (2012).
  • González-Espinoza, J.; Manríquez-Morán, N. (2018).
  • Vargas, V. (2015).