Mordeduras de serpientes: venenos, sus efectos y tratamientos

Mordeduras de serpientes

Las mordeduras de serpientes o también denominadas accidentes ofídicos, son provocadas por distintos tipos de serpientes tanto venenosas como no venenosas. Estas mordeduras de serpientes provocan una lesión cutánea por medio de la cual las especies venenosas inoculan el veneno, causan daños en diferentes tejidos y provocando alteraciones fisiopatológicas que deben ser atendidas con rapidez para evitar complicaciones, además los ofidios pueden ser portadoras de diversas bacterias que pueden causar una infección.

A nivel mundial las mordeduras de serpientes son considerada como un problema de salud pública, mayormente en las regiones del trópico y subtrópico donde hay una gran variabilidad de especímenes venenosos, y el riesgo se eleva si se vive o trabaja en campos agrícolas.

El riesgo de las mordeduras de serpientes no radica solamente en los problemas que pueda causar la inoculación del veneno, sino que gran parte de la población desconoce las medidas y cuidados que se deben tener ante esta situación, además está el peligro que se corre al aplicar el tratamiento o suero antiofídico ya que la persona puede resultar alérgico.

Tipos de venenos de las serpientes

Tal como se mencionó anteriormente, tras la mordedura de la serpiente puede haber una inoculación de veneno, que puede ser de distintos tipos dependiendo de la especie. Entre los venenos que poseen las distintas especies de serpientes están:

Venenos proteolíticos

Pueden causar daños a nivel molecular, ya que poseen una gran cantidad de enzimas proteolíticas que actúan como un factor de digestión externa, que ayuda a la serpiente a degradar los componentes de los tejidos y así facilitar su digestión al ingerir el alimento.

Venenos hemolíticos

Los llamados venenos hemolíticos son venenos con capacidad de actuar sobre el sistema sanguíneo y cardiovascular.

Neurotóxico

Los venenos neurotóxicos causan daños a nivel nervioso.

Citotóxicos

Finalmente los citotóxicos pueden actuar sobre las estructuras celulares causando daños severos como gangrena.

Clasificación según la composición enzimática

Otra forma de identificar los venenos de serpientes es por la composición enzimática que estos poseen. De esta manera podemos encontrar a la fosfolipasa A2 cuyo mecanismo de acción es de amplio espectro, logrando intervenir en los procesos de coagulación, así como en los procesos neuronales, musculares y también en el cardiovascular. La hemorraginas que son las responsables de las hemorragias tanto a nivel local como sistémico, también están las nefrotoxinas que causan daño a nivel de los riñones, las neurotoxinas que impiden la comunicación neuromuscular que puede causar parálisis y las miotoxinas que causan daño en las fibras musculares.

Efectos de las mordeduras de serpientes

En las mordeduras de serpientes, sean venenosa o no, aparecen casi de manera coordinada una serie de eventos en reacción a este hecho. En primera instancia se genera un dolor intenso en el área de la mordedura de serpiente, seguidamente puede aparecer un cambio de coloración en la piel o hematoma junto con la inflamación, así mismo puede presentar sangramiento y aparición de ampollas con sangre, esto debido a la acción de los venenos proteolíticos y hemolíticos que puede tener dicho animal.

A medida que va transcurriendo el tiempo y que el veneno va avanzando por el torrente sanguíneo, van apareciendo otros síntomas sistémicos que dependiendo de la composición del veneno tendrán sus efectos tales como: mareos, debilidad, falta de coordinación en los movimientos de la musculatura, náuseas, vómitos, dificultad para hablar, finalmente aparecerá adormecimiento de los miembros, dificultad para respirar y si no se trata debidamente la muerte.

En el caso de las serpientes no venenosas que muchas personas suelen tener como mascotas, tales como las serpientes pitón, también son responsables de algunos efectos. Luego de una mordedura de serpiente de este tipo se formará una lesión cutánea por acción de los dientes, algunas serpientes puede tener en la saliva un nivel bajo de toxicidad, pero en personas sensibles pueden aparecer reacciones locales que deben ser tratadas.

Puede ocurrir que la inoculación de microorganismos infecciosos, por ejemplo algunas bacterias, que por efecto de la mordedura pueden entrar a la herida, estas bacterias bien pueden estar en la piel de la persona o en la boca de las serpientes, otra efecto que produce la mordedura de serpiente es el incremento de la ansiedad sobre todo si se desconoce la especie agresora.

Tratamiento en mordeduras de serpientes

Se debe tener cuidado con el tratamiento que recibe la persona herida, sobre todo cuando se le presta los primeros auxilios, ya que algunas técnicas podrían empeorar la lesión sufrida. En primer lugar, se debe calmar a la persona, ya que al estar alterada se incrementa su ritmo cardiaco y el veneno podrá viajar más rápido por diferentes partes de cuerpo. Se debe evitar succionar con la boca la herida ya que podría envenenarse si presenta alguna lesión en la boca inclusive las caries.

Otras contraindicaciones es presionar la zona con torniquetes ya que aumenta el daño de la lesión, se debe quitar prendas tales como anillos o pulseras que pueden quedar trabadas cuando comienza la inflamación. También es recomendable inmovilizar la zona de la mordida y llevar a la persona a un centro asistencial lo más pronto posible; y si se puede, se debe tratar de identificar a que grupo pertenece la serpiente agresora, ya que resulta muy útil a la hora del tratamiento.

El tratamiento frente a mordeduras de serpientes venenosas se realiza con sueros antiofídicos, el cual es recomendable que se realice con profesionales de la salud, ya que en ocasiones estos sueros suelen causar reacciones alérgicas que deben ser tratadas con prontitud. Estos sueros pueden ser de dos tipos polivalentes, es decir, que sirve contra varios tipos de venenos de serpientes o monovalente que es hecho específicamente para contrarrestar el veneno de un solo tipo de serpiente. Junto con este suero se debe aplicar la vacuna toxoide tetánico, así como tratamiento para aliviar sintomatología como el dolor y aquellos para evitar complicaciones por infecciones como lo son antibióticos de amplio espectro.

Referencias biográficas:

  • Grupo de Vigilancia y Control de Enfermedades Transmisibles. (2010).
  • Instituto Clodomiro Picado (2009).
  • Lomonte, B. (2012).
  • Martín, M.; Nogué, S.; Munné, P.; De Uña, J. (2002).
  • Pereda, O.; Peña, G.; Ayala, A. (2007).
  • Pérez, M.; Rojo, C.; De Vicente, M.; Encinas, M. (2008).
  • Zúñiga, I.; Lozano, J. (2013).