Los reptiles más raros del mundo y sus sorprendentes habilidades

Reptiles más raros del mundo

La selección natural los ha provisto de interesantes cualidades que les han permitido sobrevivir. Pero, claro, su aspecto intimidante no deja de ser curioso para la taxonomía universal. Los estudios han determinado cuáles son los reptiles más raros del mundo en base a su apariencia y a lo que son capaces de hacer.

Quelonios entre los reptiles más raros del mundo

Uno de los reptiles más raros del mundo es la tortuga matamata, una especie endémica de la cuenca amazónica. De cabeza grande y aplanada, se mantiene al acecho de sus presas bajo mantos de hojas y ramas en el fondo de cauces fluviales poco profundos. Cuando se acerca algún pez, abre la enorme boca generando una corriente de agua que lleva la presa a sus fauces.

La tortuga matamata tiene un peculiar y fuerte olor que la mantiene a salvo de la preferencia de los cazadores. Sus abundantes protuberancias en la piel y el caparazón la hacen uno de los reptiles más raros del mundo.

Una iguana marina en el Pacífico

La extrañísima iguana marina es endémica de las islas Galápagos, una dependencia de Ecuador en el océano Pacífico. Es el único lagarto conocido que se ha adaptado a la vida en el ambiente marino. Por eso, ha tomado una coloración oscura y pasa buena parte del tiempo sobre las rocas bajo el sol, acumulando calor corporal.

La iguana marina de las Galápagos está incluida en la lista de los reptiles más raros del mundo. Se alimenta de las algas que pesca en el fondo del mar. Para soportar las frías temperaturas del Pacífico, puede ralentizar su ritmo cardíaco e, incluso, paralizar su corazón sin ningún riesgo.

Las algas marinas constituyen su casi única dieta. Para equilibrar la ingesta de sal han desarrollado un método para excretar el exceso mediante el estornudo.

El dragón volador, alas para planear

Aunque el nombre sugiera que este reptil vuela, solo planea entre árboles, de uno más alto a otro más bajo. No puede alcanzar grandes distancias en su vuelo, pero el dragón volador es frecuentemente incluido en las listas de los reptiles más raros del mundo. Se trata de un pequeño lagarto que tiene la capacidad para extender la piel a los lados del cuerpo para planear.

Se alimenta de hormigas y termitas, alcanzando una longitud de entre 19 y 23 centímetros. Habita las zonas boscosas del sur de Asia, la India, las islas Filipinas y Borneo. La piel colgante que puede extender para planear se llama patagio.

Cocodrilo pescador, el gavial

El gavial del Ganges es un cocodrilo que se alimenta de peces. Su largo hocico que termina en una protuberancia lo distingue del resto de los cocodrilos. No puede alimentarse de presas grandes porque si pone mucha presión en el hocico puede partirse. Su hábitat está localizado en la cuenca del río Ganges y en Pakistán.

Los machos de esta especie pueden alcanzar hasta cinco metros de largo y un peso que se acerca a los 250 kilos de peso. Es un animal que posee buenas habilidades natatorias, aunque en la tierra solo puede desplazarse arrastrándose sobre su vientre.

Un espinoso pero inofensivo lagarto

El lagarto espinoso vive en Australia y es uno de los reptiles más raros del mundo. Es un extraño y pequeño lagarto cuyo cuerpo está recubierto de espinas en la parte superior. Tiene la habilidad de beber a través de la piel. Absorbe la humedad o el agua que encuentra en su desértico hábitat y es conducida a la boca a través de capilaridad.

Cuando el lagarto espinoso se encuentra con un depredador, se enrolla y muestra una falsa cabeza con espinas que lo hace intragable. Pese a su aspecto es inofensivo para el ser humano: se alimenta de hormigas que caza con la lengua, como el oso hormiguero.