Agama de cabeza azul, Acanthocercus atricollis

Agama de cabeza azul, Acanthocercus atricollis
Agama de cabeza azul, Acanthocercus atricollis
Bernard DUPONT/CC BY-SA 2.0

El agama de cabeza azul, también denominado agama de cuello oscuro, con nombre científico Acanthocercus atricollis, es un lagarto clasificado en la familia Agamidae y a su vez integrado en el género Acanthocercus. Su denominación se atribuye a Smith que lo designó en el año 1849.

Se han identificado las siguientes subespecies:

  • Acanthocercus atricollis atricollis
  • Acanthocercus atricollis gregorii
  • Acanthocercus atricollis kiwuensis
  • Acanthocercus atricollis loveridgei
  • Acanthocercus atricollis minutus
  • Acanthocercus atricollis ugandaensis

Características identificativas

Presenta un cuerpo alargado, con cola también larga. Su coloración es verdosa, destacando los machos por su capacidad de lucir una cabeza azulada, de ahí su denominación común. Las escamas son espinosas. Pueden superar los 30 cm de longitud y los machos presentan una cabeza más grande que las hembras.

Hábitat de elección del agama de cabeza azul

El agama de cabeza azul es un habitante de zonas de sabana, en las que el dosel arbóreo es limitado, no obstante, se han estudiado algunas subespecies de hábitos arborícolas, como es el caso de Acanthocercus atricollis atricollis. Pueden vivir hasta los 2400 m de altitud. También se han descrito ejemplares cercanos a áreas urbanas.

Son reptiles gregarios con un macho dominante frente a los demás miembros del grupo.

Distribución y conservación

Distribución de agama de cabeza azul, Acanthocercus atricollis

Se distribuyen por continente africano, sudáfrica, Angola, Nambia, Tanzania, zimbabue, Mozambique, Malawi, entre otras zonas.

Su conservación en la actualidad es positiva, la población de Agama de cabeza azul se considera estable, sin que existan muchas amenazas que afecten a esta especie en cuestión. Se ha introducido en el mercado de mascotas.

Alimentación

Este agámido se alimenta de pequeños invertebrados con gran predilección por los insectos, entre los que destacan saltamontes (ver ortópteros), hormigas y escarabajos.

Reproducción

Se trata de reptiles ovíparos, los huevos los depositan enterrados en cavidades que realizan bajo tierra. Se reproducen anualmente llegada la primavera austral.

Referencias:

Necas, P., Modry, D. y Slapeta, J. 1997; Spawls, S., Howell, KM, Drewes, RC y Ashe, J. 2002 ; ReptileDB 2015; Patterson (1987).