Crotaphytus collaris: lagartija o lagarto de collar

Lagarto de collar, Crotaphytus collaris
Lagarto de collar, Crotaphytus collaris
Ralph Arvesen/CC BY 2.0

Taxonomía y características de la lagartija de collar

Crotaphytus collaris o mejor conocida como lagartija o lagarto de collar es una especie de reptil con colores llamativos, se la da este nombre ya que posee alrededor de su cuello dos bandas de color negro que asemejan a un collar.

Los machos de esta especie suelen ser mas coloridos que las hembras, pueden presentar tonalidades que van desde verde con variaciones de amarillo brillante que se extienden desde la cabeza y parte del lomo, sobre todo en juveniles mientras que en machos adultos se han encontrado que son verdes con manchas blancas en el dorso. Todas estas tonalidades pueden sufrir variaciones dependiendo del lugar donde se encuentre, ya que no poseen un patrón fijo. Las hembras tienen un color marrón y cuando están maduras sexualmente presentan manchas anaranjadas o rojas a lo largo de su cuerpo.

El lagarto de collar presenta dimorfismo sexual tanto por las coloraciones como por el tamaño de su cuerpo, siendo los machos un poco más grandes que las hembras. Pueden alcanzar una longitud de hasta 30 cm, normalmente tienen un tamaño promedio de 9 a 15 cm para los machos y 8 a 11 cm para las hembras midiéndolos del hocico hasta la cloaca. Tienen gran desarrollo en las patas traseras lo que les permite correr a gran velocidad cuando les es requerido.

Los machos de lagarto de collar son muy territoriales y suelen ser agresivos en la época de apareamiento sobre todo si se les molesta. Esta conducta les favorece ya que las hembras buscan aparearse con el macho más fuerte.

La taxonomía de Crotaphytus collaris o como se le conoce por su nombre en inglés collard lizard, ha quedado descrita de la siguiente manera:

Reino: Animalia
Filo: Chordata
Clase: Reptilia
Orden: Squamata
Familia: Crotaphytidae
Género: Crotaphytus

Habitad y distribución de Crotaphytus collaris

Distribución del lagarto de collar, Crotaphytus collarisLa lagartija de collar habita en sitios que poseen un clima desértico, cálido y seco, con una vegetación xerófila en espacios abiertos y rocosos con presencia de cañones y barrancos. C. collaris aprovecha estas condiciones espaciosas y rocosas para posar sobre ellas y calentar su cuerpo para de esta manera acelerar su metabolismo y así poder reactivar las funciones vitales de su organismo. Además, utiliza las rocas de su hábitat para protegerse, especialmente cuando las temperaturas son bajas

C. collaris está distribuido al suroeste de Estados Unidos abarcando lugares como Arizona, Utah, Nuevo México, Texas, Missouri y Arkansas. Al norte de México la lagartija de collar se puede encontrar en regiones como Durango, Zacatecas, Nuevo León y San Luis Potosí.

Alimentación del lagarto de collar

La alimentación de este lagarto esta basada en una dieta de insectos que están presente en su hábitat, tales lepidópteros, coleópteros y ortópteros o como se les conoce comúnmente en México chapulines. También se ha descrito que pueden consumir hormigas, avispas y en algunas ocasiones vegetales, así como pueden presentar conducta carnívora al comer lagartos mas pequeños.

Reproducción de Crotaphytus collaris

La reproducción del lagarto de collar da comienzo en los meses de abril y junio luego de salir de la hibernación a finales de mayo; cuando se completa el desarrollo de los ovarios a mediados de abril empiezan los apareamientos. Para poder llegar a aparearse los machos tienen que competir entre ellos, mostrando sus atributos mediante la puesta en escena de sus colores llamativos y grandeza, además deben defender su territorio mediante combates, saliendo siempre favorecido los de talla más grande, dejando con pocas oportunidades a las lagartijas jóvenes que consiguen muy pocas cópulas.

La reproducción de este lagarto es a través de postura de huevos, es decir, tiene una conducta ovípara. La puesta de los huevos es proporcional al tamaño de la hembra logrando poner desde 5 hasta 9 huevos por nidada dos veces al año, hecho importantísimo que le da un gran potencial reproductivo a esta especie. El tiempo de incubación tiene un promedio de 54 a 94 días emergiendo las crías entre agosto y septiembre, teniendo un rol fundamental la temperatura la cual puede posiblemente determinar el sexo del animal. Las hembras de Crotaphytus collaris pueden comenzar su actividad reproductiva desde el primer año de vida.

Vulnerabilidad de C. collaris

El lagarto de collar tiene un estatus favorable en las que no se han identificado amenazas según la lista roja del International Union for Conservation of Nature (IUCN). Sin embargo, en ciertas regiones de Estados Unidos como Arkansas la población del lagarto de collar ha venido disminuyendo, esto debido a la invasión de plantas que no favorecen el crecimiento y reproducción de esta especie, motivo por el cual la Comisión de Caza y Pesca de Arkansas incluye a Crotaphytus collaris como vulnerable. Igualmente hay personas que han tomado esta lagartija como mascotas, por los colores llamativos que éstas presentan, sacándolas de su hábitat natural, y en la mayoría de los casos, desconocen la biología de éste tipo de reptiles. Por lo tanto, no les proporcionan las condiciones adecuadas de espacio y temperatura requeridos.

Referencias bibliográficas

– Baird, T. 2013. Male collared lizards, Crotaphytus collaris (Sauria: Crotaphytidae), signal females by broadcasting visual displays. Biological Journal of the Linnean Society; 108: 636-646.

– Ballinger, R.; Hipp, T. 1985. Reproduction in the Collared Lizard, Crotaphytus collaris, in West Central Texas. Copeia; 4: 976-980.

– Brewster, C.; Sikes, R.; Gifford, M. 2014. Body Size and Growth of the Eastern Collared Lizard (Crotaphytus collaris) in Central Arkansas. Herpetological Review; 45: 580-583.

– Burke, B. Ecology of the Eastern Collared Lizard, Crotaphytus collaris, at its only known locality in Illinois. Disponible en: https://www.dnr.illinois.gov/

granst/Documents/WPFGrantReports/1996058W.pdf

– Cuadrado, M. 2002. Sistemas de apareamiento en reptiles: una revisión. Disponible en: https://www.herpetologica.org/revespherp/volespecial_2002/061-069%20CUADRADO.pdf

– Hammerson, G.; Lavin, P.; Vásquez, D.; Gadsden, H. 2007. Crotaphytus collaris. The IUCN Red List of Threatened Species 2007. Disponible en: www.iucnredlist.org/details/64007/0

– Husak, J. 2004. Signal use by collared lizards, Crotaphytus collaris: the effects of familiarity and threat. Behavioral Ecology and Sociobiology; 55: 602–607.

– Husak, J.; McKoy, K. 2000. Diet composition of Collared Lizard (Crotaphytus collaris) in West Central Texas. The Texas Journal of Science; 52: 93-100.

– Ramirez, A.; Arizmendi, M. 2004. Crotaphytus collaris. Disponible en: www.conabio.gob.mx/conocimiento/ise/fivhasnom/Crotaphytuscollaris00.pdf

– Templeton, A.; Robertson, R.; Brisson,J.; Strasburg. J. 2001. Disrupting evolutionary processes: The effect of habitat fragmentation on collared lizards in the Missouri Ozarks. Proceedings of the National Academy of Sciences of the United States of America; 98: 5426–5432.