Dragón volador, Draco volans, y su peculiar forma de planear

Dragón volador, Draco volans
paVan/CC BY 2.0

Un pequeño lagarto, dragón volador, está provisto de unos pliegues que, al extenderlos, funcionan como las alas de un planeador que le permite volar de un árbol a otro. Se trata de una pequeña especie que habita bosques húmedos en las islas del lejano oriente.

El dragón volador no se parece a los dragones que la mitología, la literatura y el cine han perfilado de manera titánica: metros de longitud y altura, toneladas de peso y un lanzafuego en sus gargantas. Es un animal pequeño que prefiere los insectos en su dieta.

¿Cómo es el dragón volador?

Es un pequeño lagarto, que alcanza los 20 centímetros de largo, incluyendo la cola. A ambos lados del cuerpo tiene una piel plegada, una especie de membrana que se despliega al ser extendida y le sirve al Draco volans para planear en sus saltos de un lado a otro.

El vuelo del dragón volador no es largo. Solo le permite pasar de un sitio alto a uno más bajo. Este pequeño lagarto es extraordinariamente territorial, y mantiene la propiedad sobre dos o tres árboles, en los que viven las hembras. Es de color marrón, con brillantes colores naranja, verde y azul, en las membranas.

Tienen una papada, amarilla en los machos y azulada en las hembras, que son de tamaño más pequeño que los machos. Cuando las membranas están plegadas, el dragón se camufla con las ramas de los árboles donde vive, de donde baja solo en época de celo y desove, y durante un tiempo relativamente corto.

Hábitat del Draco volans

Se le encuentra en los bosques húmedos y tropicales. Es una especie exclusivamente arbórea, porque permanece toda su vida en los altos troncos y ramas, desplazándose entre ellos caminando y saltando, planeando en el aterrizaje con las membranas desplegadas.

Distribución geográfica

Distribución del dragón volador, Draco volans

Se le encuentra en los bosques húmedos y tropicales de Indonesia, concretamente en Bali y Jawa. Hay autores que también lo ubican en Borneo e islas Filipinas. Endémico de estas zonas en las que consigue abundante alimento para su dieta insectívora.

Alimentación del Draco volans

El dragón volador se alimenta casi exclusivamente de termitas y hormigas, a las que caza con su lengua retráctil. También es posible que ingiera otros insectos, si en algunas condiciones los principales componentes de su dieta llegasen a escasear. Ubica las madrigueras de sus presas y las caza poco a poco.

Reproducción del dragón volador

En la época de celo, el Draco volans baja de los árboles. Ya en el suelo atrae a la hembra abriendo los petagios e hinchando la papada, en una suerte de danza de apareamiento. Terminada la cópula, sube de nuevo a los árboles.

Cuando la hembra augura la puesta, baja al suelo, abre un hoyo de unos cinco centímetros en la tierra y pone los huevos, quedándose con ellos durante un lapso de 24 horas, tras lo cual sube a los árboles y abandona los huevos a su suerte. La eclosión de los mismos tiene lugar a partir de 30 días.

Configura una especie de harem en los árboles sobre los cuales ejerce propiedad de territorio. Al sentirse amenazado abre los petagios e hincha la papada, asumiendo una actitud de defensa y puede pasar a la agresión, saltando sobre su contrincante.

Otros datos

Este simpático lagarto puede planear por distancias de aproximadamente ocho metros, en su vuelo desde que salta al vacío. Son animosos, rápidos y muy activos. No se recomienda tenerlos como mascotas, pues necesitan de un conjunto de árboles altos para saltar. En algunos países, su tenencia está totalmente prohibida por ley, pero en otros se venden libremente.

En cuanto su taxonomía, se integra en la familia Agamidae, si bien hay autores que lo identifican como Draco cyanopterus.