Conoce a Phrynosoma cornutum o lagarto cornudo de Texas

Phrynosoma cornutum, lagarto cornudo de Texas
Roberto González/CC BY 2.0
Phrynosoma cornutum, lagarto cornudo de Texas

En Texas hay una especie de lagarto único e interesante perteneciente a la familia Phrynosomatidae. Su nombre: Phrynosoma cornutum o lagarto cornudo de Texas, en inglés Texas Horned Lizard. Este reptil frinosomátidos está repleto de datos curiosos que debes conocer. Te los tenemos todos, descúbrelos leyendo ahora lo que sigue.

Morfología de Phrynosoma cornutum

El lagarto cornudo de Texas tiene escamas cónicas por todo su cuerpo. Sobre su cabeza hay varios cuernos, dos de ellos en el área de la frente. Presenta otros en la zona mandibular y en una buena parte de su cráneo. Su apariencia pudiera resultar intimidante, de hecho, para ello han evolucionado.

Tienen la habilidad de inflar su cuerpo para tener una apariencia peligrosa y ser una presa difícil de ingerir. Por otro lado, entre sus mecanismos de supervivencia esta el de aplanarse. Lo hacen de tal manera que incluso pueden esconderse entre las rocas y en zanjas del suelo.

El color del lagarto cornudo de Texas es ideal para su camuflaje: de amarillo a rojizo, pasando por distintos tonos marrones. Su coloración en general dependerá del entorno donde habita. Es un animal pequeño que no pesa más de 90 gr. Las hembras son las que alcanzan los mayores tamaños, pueden llegar a pasar los 10 cm.

Habitat del lagarto cornudo de Texas

Phrynosoma cornutum prefiere los climas secos y áridos. Por eso, es común encontrarla en regiones o paisajes abiertos, casi desérticos. Se ha registrado la presencia de estos lagartos en dunas y desiertos con vegetación casi nula. También pueden aparecer en los arenales de las playas.

Se adaptan a las alturas hasta un límite de 1500 msnm aproximadamente. Así que podría darse la aparición de esta especie en laderas, valles, colinas y praderas. Hibernan durante el invierno, y recorren grandes distancias en busca de alimentos.

Aunque Texas es el hábitat geográfico de referencia, Phrynosoma cornutum puede hallarse en otras zonas de Estados Unidos, ya que han colonizado varios estados de ese país, también se ha descrito su presencia en México.

¿Qué come Phrynosoma cornutum?

Los lagartos cornudos de Texas se alimentan principalmente de hormigas. Prefieren la especie Pogonomyrmex rugosus u hormigas cosechadoras. Para consumirlas, el lagarto se coloca en la entrada del hormiguero en las horas más activas del mismo. Con su lengua mete las hormigas a su boca inclinando la cabeza y moviéndola a los lados.

También consumen otros insectos, aunque sienten predilección por las cosechadoras. Suelen ser muy precavidos, así que abandonan una colonia cuando perciben competencia u otros peligros. Sus depredadores naturales son muy variados, desde serpientes hasta correcaminos y halcones.

Reproducción y desarrollo de las crías

Los Phrynosoma cornutum están sexualmente maduros al segundo año de vida. Después de hibernar, comienza el proceso reproductivo de esta especie. Para encontrar hembras aptas, los machos realizarán largos viajes. El ritual de cortejo entre ellos es bastante breve.

El macho inicia sacudiendo su cabeza de arriba abajo para expresar su deseo de aparearse. La hembra por su parte, puede aceptar el cortejo, dejando que el macho la monte. De no ser así, la hembra agitará la cola en símbolo de rechazo o se alejará rápidamente.

Después de aparearse, los lagartos no mostrarán interés mutuo de nuevo. Tampoco entre otros ejemplares, pues su función reproductiva se limita a una cópula por celo. Se aparean una vez al año, y más de 40 días después la hembra expulsa los huevos.

A fin de asegurar una madriguera segura, el lagarto cornudo de Texas cavará una zanja o aprovechará algún espacio entre rocas. En un máximo de 60 días, emergerán de los huevos entre 15 a 35 crías plenamente formadas. Estas pesan menos de 1 gr y miden 2 cm aproximadamente.

Rol ecológico de la especie

El lagarto cornudo de Texas representa un eslabón intermedio en la cadena alimenticia. Ejercen el papel de depredador al consumir hormigas y otros insectos. Pero también son presas, formando parte de la alimentación de otras especies.

Su estado de conservación es aceptable (preocupación menor) ya que muchos viven en zonas declaradas como protegidas, además los individuos permanecen estables dentro de su rango de distribución. Las muertes por atropello representa un problema para el lagarto cornudo de Texas, también la exterminación de hormigas (si quieres saber más de los formícidos este enlace te interesará), puesto que constituyen plagas para los humanos, finalmente la modificación del hábitat en sustitución de terrenos cultivables afecta negativamente a este reptil.