Culebra lisa meridional (Coronella girondica), un ofidio mediterráneo

Culebra lisa meridional, Coronella girondica
Culebra lisa meridional, Coronella girondica
Alexandre Roux/CC BY-SA 2.0

La culebra lisa meridional, Coronella girondica, es un pequeño ofidio integrante de la familia taxonómica Colubridae, cuya locación típica es la región mediterránea. Su estado de conservación es de preocupación menor, misma catalogación que brindan las autoridades españolas. Pero lamentablemente, se sabe que las poblaciones de esta especie pueden ser vulnerables por pérdida del hábitat debido al crecimiento demográfico, incendios forestales, encuentros directos con personas y el crecimiento en poblaciones de especies invasoras.

En inglés es denominada Southern Smooth Snake. En algunas taxonomías se han citado dos subespecies de culebra lisa meridional:

  • Coronella girondica amaliae
  • Coronella girondica girondica

Cómo es la culebra lisa meridional

La culebra lisa meridional no alcanza el metro de longitud, por lo que puede ser considerada pequeña o de mediano tamaño. La coloración de su cuerpo es de una tonalidad que puede variar entre pardo y grisáceo, incluso rojizas en algunos casos. Su cabeza es relativamente pequeña y alargada, con una característica marca en forma de herradura a nivel de la nuca. A lo largo del dorso presenta marcas oscuras que contrastan con su coloración base. Tales marcas son transversales.

Es un ofidio de cola corta y llega a representar aproximadamente un 20% de la longitud total del individuo. La región ventral es blanquecina y, en algunos casos, amarillenta o rojiza, con un mosaico de manchas negras que asemejan a un tablero de ajedrez.

Se puede observar como marca de campo una línea negra que comienza en la comisura de la boca, atravesando los ojos y uniéndose sobre la cabeza. No se ha evidenciado dimorfismo sexual a simple vista en esta especie.

Dónde encontrar a la culebra lisa meridional

Coronella girondica es típica del mediterráneo. Su área de distribución geográfica abarca países como Portugal, España, Francia y el norte de Italia, pasando por Argelia, Túnez y Marruecos.

Hábitat de elección

Este espécimen tiene como hábitat bosques típicos de la región mediterránea, con suelos rocosos cubiertos con vegetación arbustiva y pastizales, esto es debido a que se trata de una especie termófila. Además, poseen un amplio rango de altitud por lo que pueden habitar a distintos pisos altitudinales, pero la mejor referencia para su hábitat es la presencia de un elemento fundamental en su dieta: lagartijas. Este último aspecto es una condición primordial para que fijen su territorio.

Alimentación de Coronella girondica

La culebra lisa meridional tiene una dieta casi restrictiva, debido a que su rango de presas está casi exclusivamente compuesto por saurios como: lagartijas colilargas, la lagartija ibérica, lagartija cenicienta o la lagartija colirroja. Mediante algunos estudios se conoce que la Coronella girondica tiende, en algunos casos, a variar la dieta cazando pequeñas aves, mamíferos de menor tamaño, así como uno que otro artrópodo.

Este colúbrido es de hábitos crepusculares, extiende su actividad hasta horas nocturnas, forrajeando en búsqueda de sus presas, que en la mayoría de los casos son de hábitos diurnos y se encuentran dormidos en sus lugares de descanso o pernocta.

Reproducción de Coronella girondica

La época de reproducción está sujeta a la primavera, comenzando un poco antes o después según la distribución geográfica de las poblaciones. Entre abril y junio suelen suceder las cópulas, los machos sujetan con sus mandíbulas a las hembras por la nuca, para así dar paso al acto reproductivo. Las puestas de los huevos tienen lugar en la segunda mitad del mes de julio, con una cantidad entre 2 y 10 huevos, siendo la cantidad de posturas proporcionalmente al tamaño de la hembra. Los huevos son de color blanco y presentan una forma exageradamente alargada. La eclosión de las puestas ocurre durante el mes de septiembre.

Los individuos de Coronella girondica son de espermatogénesis postnupcial, almacenando su material genético en unos conductos habilitados para los espermatozoides (espermiductos) mientras transcurre la temporada invernal, de esa manera son aptos para la próxima temporada reproductiva.