Víbora cantábrica, Vipera seoanei, y sus patrones característicos

Víbora cantábrica, Vipera seoanei
Víbora cantábrica, Vipera seoanei
Rubén Díaz Caviedes/CC BY-SA 2.0

Con un patrón muy llamativo y el iris rojizo, Vipera seoanei se mueve constantemente en su territorio originario, la costa cantábrica, especialmente en Galicia. Se mantiene en actividad desde marzo hasta octubre, pudiendo ser observada en hábitats muy diversos. Entre sus denominaciones comunes destaca víbora cantábrica o víbora de Seoane. Es un ofidio integrante en la familia Viperidae.

Para algunos autores esta serpiente es monotípica, es decir, no cuenta con otras subespecies, simplemente presenta varios patrones de coloración diferentes, aunque en algunas taxonomías se citan dos subespecies: Vipera seoanei cantabrica y Vipera seoanei seoanei.

Suele pasar desapercibida porque se mimetiza perfectamente entre la hojarasca. Además, raramente hace ataques a personas, ya que prefiere huir. De hacerlo, sería en caso de verse en peligro inminente. No es arborícola, tampoco de hábitos de pedregal. Prefiere andar entre matorrales y zonas de vegetación corta, trepando por algunas plantas de pequeño y mediano tamaño.

Cómo es la víbora cantábrica

Se le identifica rápidamente por ser pequeña, de apenas 45 cm en promedio, aunque se han encontrado ejemplares con un largo total de hasta 69 cm. Sus escamas dorsales están bastante separadas. La cabeza triangular está bien marcada y el hocico es redondeado. Su cuerpo es grueso y tanto este como la cola son cortos.

Suelen tener 21 hileras de escamas en el dorso que se extienden desde el centro del cuerpo. En el vientre, entre 129 y 150 escamas, mientras que las escamas subcaudales varían de 29 a 42 pares.

Uno de los aspectos más interesantes de la víbora cantábrica es que presente diversos patrones de diseño y coloración en sus escamas dorsales. Estos son:

Patrón clásico: Fondo entre gris claro y beige. Franja vertebral ancha y oscura, en forma de rosario (primero ancha y luego más estrecha, así sucesivamente) o de zigzag. En los entrantes al zigzag se observan manchas redondeadas más oscuras.

Patrón bilineata: De fondo oscuro y uniforme, con dos líneas claras laterales muy destacadas.

Patrón uniforme: El fondo es gris oscuro o pardo, exento de manchas a los lados, con una fina línea vertebral.

Patrón catábrica: De fondo pardo grisáceo o gris, con diseño de zigzag estrecho e interrumpido, con el que se forman rayas transversales. Lateralmente se presentan manchas redondeadas en tono más oscuro. Tiene una franja oscura en los laterales de la cabeza entre el ojo y la comisura bucal. También tiene un patrón de “V” invertida sobre la cabeza.

Coloración melánica: Presenta este tipo de coloración hasta en el 85% de las poblaciones de montañas, específicamente en las sierras de Soajo y Peneda, esto según un estudio de J.C. Brito (2006).

La víbora cantábrica presenta dimorfismo sexual, siendo el macho más contrastante en su coloración, así como de cola más larga. Sin embargo, los diferentes patrones de su morfología hacen difícil esta apreciación a simple vista.

Ubicación y hábitat de la víbora cantábrica

Distribución geográfica de víbora cantábrica, Vipera seoanei
Distribución de víbora cantábrica, Vipera seoanei

Es endémica de la península ibérica. Habita en el noroeste de Portugal y España, extendiéndose hacia zonas más reducidas al sudoeste de Francia. En general, habita toda la zona costera de Cantabria, de allí deriva su nombre común. Es muy común en toda Galicia, así como en las sierras al norte de Burgos, Palencia, león, Álava y Navarra.

El clima atlántico es el idóneo para esta especie. Suele habitar en espacios en prados, bosques abiertos y húmedos, siempre y cuando sus condiciones climáticas le permitan sus procesos termorreguladores.

Alimentación

Es de hábitos diurnos, aunque en el verano se moviliza más durante la tarde y la noche. Se mantiene alerta todo el tiempo para cazar apenas se presente la ocasión. Consume insectos, anfibios, reptiles y tanto aves como mamíferos pequeños. Pueden comer invertebrados cuando no tienen otro alimento que ingerir.

Reproducción de Vipera seoanei

En primavera, se movilizan tanto hembras como machos para encontrar pareja. Los machos se reproducen anualmente, pero las hembras pueden hacerlo en años alternados, dependiendo de la disponibilidad de alimentos.

Las cópulas ocurren entre marzo y mayo, teniendo entre 3 y 10 crías por parto entre agosto y octubre. El número de crías depende directamente de la edad y talla de la hembra.

Estado de las poblaciones

Se cataloga en la UICN como preocupación menor, no obstante, se precisan más datos y una revisión que actualice los estudios realizados para la especie Vipera seoanei. Entre sus amenazas se han descrito el fuego, destrucción del hábitat por causas de cultivos agrícolas, también es perseguida por el hombre que hace disminuir el número de individuos adultos. El mismo estatus es el que se otorga por parte del libro rojo de España.