Culebra de Esculapio, Zamenis longissimus

Culebra de Esculapio, Zamenis longissimus

Características de la culebra de Esculapio

La culebra de Esculapio, con nombre científico Zamenis longissimus, es una especie de ofidio de gran tamaño que puede alcanzar los dos metros de longitud, si bien lo habitual es que sea de 100 a 140 centímetros.

La cabeza de Zamenis longissimus es alargada, pero termina en un morro romo, donde se encuentran ojos laterales que no desentonan en tamaño dentro de la cabeza. También es frecuente encontrar una franjas más oscuras en la zona orbital.

El cuerpo, de aspecto escamoso, exhibe en su dorso un patrón muy uniforme de apariencia marrón o verde oliva, con pequeñas escamas que muestran un final claro.

La región ventral de la culebra de Esculapio suele ser de tono amarillento y puede alcanzar ambos lados del cuello, en la misma presenta más de 200 escamas. Las del dorso ascienden a unas 23. El dimorfismo sexual se aprecia en que los machos son más grandes que las hembras.

Se han descrito casos de melanismo e incluso albinismo en determinadas áreas geográficas.

Actividad y comportamiento

La culebra de Esculapio es de hábitos diurno, aunque durante el periodo estival es posible verla con actividad crepuscular.

Se suelen localizar en el suelo, no obstante, no presentan grandes dificultades para trepar a árboles y matorrales.

Su actitud ante las amenazas es la de huir, aunque puede volverse agresiva si se ve acorralada, pudiendo llegar a morder, pero la mordedura de la culebra de Esculapio no es venenosa.

El periodo de hibernación, que pueden hacer en conjunto con otros ofidios de la misma o distinta especie, sucede durante los meses de otoño e invierno.

Hábitat natural de Zamenis longissimus

Zamenis longissimus es un ofidio que gusta de vivir en zonas con elevada humedad, localizándose principalmente en zonas de vegetación baja o lugares boscosos, con presencia de áreas soleadas. Es una serpiente con gran adaptación a diferentes hábitats.

Por lo general, es posible localizar a la culebra de Esculapio entre los 50 y los 1.200 metros de altura, aunque lo mas frecuente es encontrarla entre los 400 y los 700 metros de altitud.

¿De qué se alimenta la culebra de Esculapio?

Al igual que otros miembros del género, este ofidio presenta una alimentación carnívora, en la que destacan principalmente

pequeños
Leer más

Culebra verdiamarilla, Hierophis viridiflavus

Culebra verdiamarilla, Hierophis viridiflavus

Características de la culebra verdiamarilla

La culebra verdiamarilla, denominada por su nombre científico Hierophis viridiflavus, es una especie de ofidio presente en los países mediterráneos del continente europeo.

Su aspecto es el propio de una gran culebra que tiene una talla media superior al metro de longitud, donde lo machos presentan un tamaño superior siendo la diferencia de casi diez centímetros.

A pesar de su elevada longitud, el cuerpo de la culebra verdiamarilla destaca por ser más bien delgado, La cabeza pequeña, más larga que ancha, con unos ojos grandes y de coloración negra.

Como su propio nombre indica, la serpiente exhibe un cuerpo escamoso dispuesto en mosaico en el que se alternan tonos verdes oscuros con escamas amarillas, más perceptibles en la parte anterior del cuerpo. Entre tanto su región ventral alcanza tonos amarillentos a verdosos, en raras ocasiones de aspecto rojizo.

La culebra verdiamarilla puede llegar a tener hasta 200 escamas en su zona ventral, siendo lo habitual la presencia de entre 17 y 21 escamas a lo largo de la línea longitudinal del lomo.

Hábitat natural y comportamiento de Hierophis viridiflavus

La culebra verdiamarilla es una especie que prefiere los ambientes húmedos a las regiones cálidas, por lo que se puede encontrar en zonas de bosques caducos, pastizales o entornos pedregosos con alta humedad.

Capaz de localizarse tanto por el suelo como en las ramas de árboles y arbustos, presenta una actividad diurna. Su conducta agresiva hace que el intento de capturarla exponga al captor a numerosos mordiscos por parte de este ofidio.

En cuanto a rangos de altitudes, la culebra verdiamarilla se puede localizar entre los 100 y los 2.000 metros de altura, si bien lo habitual es encontrarla entre los 900 y los 1.200 metros.

Durante los meses de otoño e invierno no es habitual ver activa a esta especie, se ha sugerido que aprovecha a hibernar hasta la llegada de estaciones más cálidas.

Alimentación de la culebra verdiamarilla

Esta especie presenta una dieta carnívora, siendo sus alimentos principales: pequeños mamíferos, reptiles y anfibios, algunos tipos de aves de poca envergadura e incluso insectos terrestres.

Reproducción de Hierophis viridiflavus

La época reproductiva de la culebra verdiamarilla tiene lugar en los últimos meses de primavera, aunque no es hasta los primeros meses de verano cuando las hembras realizan la puesta de huevos, que suele componerse de 3 a 17 y que eclosionan entre el mes y medio a dos meses.

Al nacer los nuevos ejemplares de culebra verdiamarilla alcanzan una longitud de entre 20 y 30 centímetros y suelen mostrar un tono dorsal algo más claro que los adultos.

Distribución geográfica

La presencia de ejemplares de hierophis viridiflavus se ha descrito en el centro y sur de Francia (además de la isla de Córcega), algunas regiones de Suiza, toda Italia y sus islas, las costas de los países bálticos y, en el caso de España, en los Pirineos.

Nombres en otros idiomas

Dada la amplia distribución de la la culebra verdiamarilla en territorio galo, en francés recibe el nombre de couleuvre verte et jaune que se traduciría como culebra verde y amarilla. En inglés es conocida como Green Whip Snake o Western Whip Snake, que podrían convertirse al español como serpiente látigo verde o serpiente látigo occidental.

Conservación y protección

Aunque carece de depredadores naturales conocidos, la acción del ser humano tiene un importante impacto en las poblaciones de culebra verdiamarilla.

En primer lugar cabe reseñar que Hierophis viridiflavus es perseguida por el ser humano por la falsa creencia de que se trata de un ofidio venenoso.

También los atropellos en carretera, la pérdida del hábitat natural y la contaminación con pesticidas tienen un impacto negativo en la culebra verdiamarilla.

Pese a todas estas amenazas, tanto la lista roja de la IUCN como la de España consideran a Hierophis viridiflavus como bajo preocupación menor, sin embargo en Suiza está considerada como en peligro.

Por estas razones, salvo en Suiza donde existen leyes más exhaustivas de protección, los únicos elementos que protegen a la culebra verdiamarilla es su inclusión en el convenio de Berna y la directiva de hábitats de la Unión Europea. No menos importante es la presencia de ejemplares en parques naturales protegidos.

Clasificación o taxonomía

Dominio: Eucariontes, organismos con células eucariotas

Reino: Animalia, animales, metazoos

Filo: Cordados, presencia de notocordio

Subfilo:  Gnatostomados, vertebrados con mandíbulas

Superclase: Tetrapoda

Clase: Reptilia, reptiles

Orden: Squamata, escamosos

Familia: Colubridae, culebras

Género: Hierophis

Especie: Hierophis viridiflavus. Lacépède, 1789

Subespecies:

Hierophis viridiflavus carbonarius

Hierophis viridiflavus viridiflavus

Sinónimos:

Coluber atrovirens
Coluber gemonensis gyarosensis
Coluber viridiflavus
Coluber viridiflavus antoniimanujeli
Coluber viridiflavus Leer más

Culebra de cogulla tunecina, Macroprotodon mauritanicus

Culebra de cogulla tunecina, Macroprotodon mauritanicus

Características de la culebra de cogulla tunecina

Macroprotodon mauritanicus, culebra de cogulla tunecina, es una especie de ofidio de pequeño tamaño con escasa presencia en territorio español.

Se trata de un tipo de culebra de longitudes entorno a los 37 centímetros, aunque puede llegar a los 66 centímetros.

El cuerpo de la culebra de cogulla tunecina es escamoso con una cabeza plana y corta. Así mismo la cabeza presenta unos ojos pequeños, y el collar en la parte posterior de la misma apenas es perceptible.

Posee una tonalidad marrón claro en su dorso, jaspeada con algunas escamas más oscuras. Por la parte ventral luce una superficie escamosa lisa de tono amarillento.

Hábitat y comportamiento de la culebra de cogulla tunecina

La culebra de cogulla tunecina abunda en terrenos abiertos o rocosos, destacando en zonas de vegetación baja o bosques de pinos; preferentemente si poseen suelos blandos.

Esta especie se ha descrita en cotas de entre el nivel del mar a los 800 metros de altitud.

Su actividad es nocturna, iniciándose con el crepúsculo. Aunque no es raro ver a la culebra de cogulla tunecina activa también durante el día, principalmente en días con elevadas tasas de humedad.

Durante el la segunda mitad del otoño y el invierno, se puede observar una hibernación de la especie. No obstante, en cotas bajas lo habitual es que esté activa durante todo el año.

Alimentación

Leer más