sistemas de calefaccion para terrarios

Foto: TheChanel; Licencia: Creative commons

Los reptiles y anfibios son animales ectotermos, a diferencia de los humanos, precisan de la luz solar para lograr un correcto funcionamiento metabólico, además para lograr una temperatura corporal óptima también necesitan exponerse al sol o, en caso contrario, buscar zonas sombreadas si precisan de una temperatura menor.

Los terrarios deben tener diferentes oscilaciones de temperatura, es lo que se denomina gradiente térmico o gradiente de calor, consiste en recrear un ambiente en el que exista una zona soleada, un área más fría, cuando requieran periodos de menos actividad o en aquellos casos que precisen un determinado espacio para protegerse de sobrecalentamientos, también han de disponer de una zona intermedia o cálida. Todos estos efectos se pueden conseguir gracias a la multitud de productos que actualmente se vende en tiendas especializas. Reproducimos algunos de los accesorios o sistemas de calefacción más habituales y de fácil adquisición en el mercado.

Sistemas o tipos de calefacción para terrarios

  • Radiadores térmicos infrarrojos, especialmente indicados para animales nocturnos.
  • Sistemas de radiadores de luz concentrada para simular áreas soleadas, como son las bombillas halógenas spot, lámparas de cerámica e incluso las lámparas de vapor de mercurio.
  • Mantas térmicas, las cuales se pueden ubicar en el fondo o en la parte trasera del terrario, aunque nunca en su interior, si queremos prevenir estados de sobrecalentamientos en el reptil o anfibio.
  • Cables calefactores, cumplen las mismas funciones que las mantas térmicas, e incluso sus posibilidades de tendido favorece la recreación del gradiente térmico, al igual que en el caso anterior, lo ideal es que se mantenga fuera del terrario.
  • Piedras de calor, aunque si bien llaman la atención dado que son muy ornamentales, tienen el inconveniente de que se ubican en el interior del terrario, con lo que al mantener un contacto directo con el animal, revisten cierta peligrosidad, ya que la exposición prolongada puede ocasionar quemaduras o deshidratación al herpeto.
  • Para concluir cabe destacar que es necesario disponer de termómetros, son esenciales para controlar en todo momento los niveles de temperatura que precisan los animales que pretendemos acoger en el terrario.