Dinosaurios carnívoros más temibles ¡Mandíbulas de terror!

Dinosaurios carnívoros más temibles

Vivieron en la Tierra y aterrorizaban a sus presas. Los dinosaurios carnívoros más temibles tenían distintos métodos de caza y persecución a sus presas, y aunque se crea, no solo los más grandes eran los más temidos. Muchos de los más pequeños carnívoros también fueron gran amenaza para sus presas.

Los investigadores consideran que los dinosaurios carnívoros más grandes alternaban la capacidad de comer carne fresca y carroña, porque necesitaban grandes cantidades de proteína para su alimentación y sustento. Eran auténticas moles, de decenas de toneladas de peso y decenas de metros de alto.

Por el efecto de la película Jurassic Park, es extendida la creencia de que es el Tiranosaurio Rex el más temido de todos los dinosaurios carnívoros. Pero, la realidad es otra. La investigación paleontológica ha descubierto especies mucho más grandes y pesadas para las que el tiranosaurio era solo una presa.

El más grande de los dinosaurios carnívoros más temibles

El carcharodontosaurio es, de lejos, el más grande de los dinosaurios carnívoros más temibles. Su nombre viene del latín que traduce “lagarto con dientes de tiburón”. Tenía una dentadura aserrada engastada en una mandíbula muy potente, así que le era muy fácil devorar a sus presas, imponiendo el terror en su hábitat.

Pero, el carchadontosaurio no lo tenía tan fácil. Porque, allí, muy cerca en su mismo hábitat, tenía al Spinosaurus aegyptiacus, un enorme dinosaurio que también está incluido en la lista de los carnívoros que más miedo inspiraban. Su nombre lo lleva por una aleta que llevaba sobre la espina dorsal, y era muy común que el Spinosaurus se enfrentará con el carcharodontosaurio por sus presas.

Al ver las imágenes que ha recreado la paleontología no es difícil imaginar una pelea entre estos dos titanes terrestres. El carcharodontosaurio de unos seis metros de alto y hasta 15 toneladas de peso, y el Spinosaurus con hasta 15 metros de alto en su aleta y cerca de 20 toneladas de peso. Una lucha de trenes por la presa que querían cazar.

El más famoso: el gran Tiranosaurio rex

El cine ha hecho que la figura del macabro Tiranosaurio rex quede inmortalizada como la del animal más poderoso de la Tierra, en la lista de los dinosaurios carnívoros más temibles. Un musculoso cuerpo, al que no le lucen sus brazos cortos, con una cabeza poderosa y unas intimidantes mandíbulas coronadas por filosos y puntiagudos dientes que quebraban en dos a sus presas.

Vivió en Norteamérica y, aunque algunas de sus presas más pequeñas debían correr ante él, el Tiranosaurio fue también presa de muchos. Sobre todo de carnívoros más pequeños que se ponían de acuerdo para cazar en manada, saltando en emboscada muchos ejemplares sobre uno solo más grande para inutilizarlo y derrotarlo.

El Tiranosaurio aprendió a comer de todo, porque su dieta necesitaba muchas proteínas y podía hacérsele difícil hallar sustento para su portentoso cuerpo. Así, logró incluir en su dieta carne descompuesta de animales muertos que encontraba en su camino, con lo que lograba equilibrar la ingesta de proteínas.

Un ladrón veloz con 50 dientes

Aunque de menor tamaño, ninguna lista de los dinosaurios carnívoros más temibles está completa sin mencionar el Velociraptor. Su nombre viene del latín que traduce “ladrón veloz”, pesaba apenas 15 kilos y llegaba a medir hasta dos metros de largo. A sus 50 dientes se le unían las tres potentes y filosas garras con las que podía desmembrar cualquier cosa que le pasara por delante.

Los estudios han determinado que el velociraptor tenía plumas, y su morfología es muy similar a las de las actuales aves. Pero, lo que hacía temible al velociraptor era su instinto gregario para cazar. Desarrollaba estrategias de caza en grupo y así podía atacar a presas de gran tamaño, como el velociraptor.

Desafortunadamente, el meteorito que cambió la faz de la tierra generó especies nuevas que se adaptaron y mutaron en las que conocemos hoy. Solo la investigación paleontológica nos ha puesto frente a estos especímenes.