El gran Edmontosaurus – un dinosaurio que lucía como una lagartija

Edmontosaurus
Edmontosaurus regalis
Nobu Tamura/CC BY- NC-ND 3.0

El Cretácico superior fue testigo el pasaje por este mundo del Edmontosaurus, un dinosaurio cuyo nombre significa lagartija de Edmonton, el cual nos da un dato invaluable con respecto a la morfología que presentaba.

Habitó todo el continente norteamericano y nos legó un buen material en fósiles que nos permite saber mucha información interesante acerca de su contextura física y hábitos de vida.

Características físicas del dinosaurio Edmontosaurus

Este dinosaurio perteneciente a la familia de los pico de pato, se hizo muy conocido por sus impresionantes dientes, los cuales perfectamente pueden ser definidos como toda una artillería dental.

Para demostrar que esto no es una exageración, te contaremos que a cada uno de los cuatro lados de su mandíbula había tres files de unos sesenta dientes. Si haceos la cuenta, obtendremos un total de setecientos veinte dientes dispuestos a triturar la vegetación de la que se alimentaba, una definitiva mole destructiva. Como si esto fuera poco, el Edmontosaurus contaba con un sistema de crecimiento continuo de los dientes, lo cual significa que cuando perdía una de sus piezas dentales, la sustituta no tardaba mucho en crecer.

Su largo y sólido pico, similar al de un pato pero exponencialmente más grande, le permitía arrancar buenas porciones de vegetación que usaba para alimentarse.

Una característica muy peculiar de esta especie de dinosaurio era el pliegue de piel que se desparramaba sobre su hocico. En primer lugar, el Edmontosaurus podía llenarlo de aire a voluntad, lo cual le servía para expulsar el aire produciendo un característico sonido que oficiaba de advertencia ante sus depredadores y como estrategia para llamar al apareamiento. No presentaban cresta craneal.

Las patas traseras eran el doble de largo que las delanteras. Estas últimas contaban con cinco dedos en forma de garra que le eran muy útiles para hacerse camino en los difíciles terrenos de su época.

Su piel estaba cubierta de escamas grandes y un entramado de escamas pequeñas entre las grandes. Este doble conjunto de escamas evitaban la pérdida de humedad que el clima cálido en el que vivía podría haberle ocasionado. El Edmontosaurus presentaba una cola robusta, útil a modo de equilibrar el cuerpo cuando se desplazaba.

En cuanto su peso, se ha descrito entre 3 a 4 toneladas, su longitud podría llegar hasta los 12 m.

Hábitos de comportamiento

Uno de los factores que influyó sensiblemente en el comportamiento del Edmontosaurus era el hecho de ser blanco de temibles depredadores, tales como el Tyrannosaurus, el Acheroraptor y el Dakotaraptor.

Por esta razón, su sentido de alerta estaba siempre despierto, el sonido que emitía alertaba de la proximidad de dichos depredadores y vivían en numerosos grupos con los cuales realizaban largas migraciones de vuelta al sur cuando llegaba el otoño, ya que a comienzos de la primavera migraba hacia el norte, región en la que conseguía más vegetación gracias a las veinticuatro horas de luz solar de la época estival.

Cada migración les llevaba cuarenta días a un ritmo incansable de quince horas de caminata al día.

Solían recorrer distancias muy largas para procurarse el alimento, trayectos en los cuales los adultos caminaban en la periferia y las crías en el centro, para así poder ser protegidas. Cuando los machos adolescentes alcanzaban la primera juventud, salían en busca de otros machos para formar su propia familia.

Descubrimiento

Como tal fue descrito por el paleontólogo Lawrence M. Lambe en 1917, aunque con anterioridad ya se habían encontrado hallazgos, concretamente los primeros en el estado de  Wyoming (1891).

Taxonomía del dinosaurio Edmontosaurus

Clase: Sauropsida, saurópsidos

Superorden:
Dinosauria, dinosaurios

Orden:
Ornithischia, ornitisquios

Suborden
: Ornithopoda, ornitópodos

Familia:
Hadrosauridae, hadrosauroideos

Tribu:
Edmontosaurini

Género:
Edmontosaurus

Especies:

Edmontosaurus regalis
Edmontosaurus annectens