Hypsilophodon – dinosaurio del Cretáceo confundido con un iguanodonte

Hypsilophodon
Hypsilophodon
© Nobu Tamura/CC BY-NC-ND 3.0

El período Cretácico fue testigo del paso sobre la Tierra del hypsilophodon, el cual se caracterizaba por sus ágiles y veloces movimientos. Caminaba sobre sus dos patas traseras, las cuales eran delgadas y largas. Pertenecía a la categoría de los dinosaurios pequeños, ya que su tamaño no superaba los 2,5 metros y, dato muy importante, casi la mitad de ellos estaba conformada por su cola.

Origen y significado del hypsilophodon

El nombre hypsilophodon significa “diente como cincel”, lo cual nos da una muy clara información acerca de sus habilidades para alimentarse y lidiar con los alimentos. Su hábitat estaba desperdigado por Europa y habitó nuestro planeta has unos 125.000.000 de años.

Fue en la Isla de Wight que sus primeros fósiles fueron hallados en el año 1849, pero fue recién veinte años más tarde que el paleontólogo inglés Thomas Huxley le dio el nombre de “hypsilophodon” debido a sus dientes, después de que fuera considerado un iguanodonte durante todo ese tiempo, el cambio tuvo lugar gracias a los hallazgos descubiertos por Willian Fox, de ahí que la única especie reconocida lleve su nombre: hypsilophodon foxii.

Características físicas del dinosaurio con los dientes de cincel

El rasgo más distintivo son sus treinta dientes autoafilables con el poder de cinceles que reposaban en su boca en espera del alimento para triturarlo. Su cráneo era de corto, aunque no muy pequeño, pero sus ojos destacaban por su gran tamaño. Su altura era de aproximadamente 2 metro.

El cuerpo de este dinosaurio era liviano y aerodinámico, lo cual le permitía moverse con presteza en su hábitat, la cola fuerte y resistente, ya que también constituía uno de sus puntos de apoyo, junto con sus patas traseras, en las que la tibia era más larga que el fémur.

Alimentación del hypsilophodon

Debido a que en el área en la cual habitó abundaban las colas de caballo y los helechos, entre otra clase de vegetación, se cuenta con la certeza de que el hypsilophodon era herbívoro.

Contaba con bolsas en sus mejillas, al igual que las que podemos apreciar en los hámsteres de hoy en día, las cuales también le servían para almacenar la comida que recolectaba.

Con sus hábiles garras se hacía de los alimentos gracias a que podía sostener y acercarse las ramas a la boca para comer las hojas y los frutos. De acuerdo a la postura de su cuerpo, se determinó que la vegetación que más conveniente le quedaba era la baja, tal como arbustos enanos, o plantas o árboles en pleno crecimiento.

¿Era del período Cretácico o anterior?

Se ha sugerido que el hypsilophodon vivió en el período Cretácico inferior, aunque fue poseedor de ciertas características que nos podrían llevar a creer que perteneció a períodos anteriores, tales como la forma triangular de sus dientes en la parte de adelante de su mandíbula, sus cuatro dedos en las piernas y los cinco que tenía en sus brazos.

Estilo de vida

Uno de los datos más importantes a saber cuándo estudiamos un animal es su estilo de vida y reproducción. El hypsilophodon vivía en manadas que oficiaban de protección para cada uno de los individuos de la especie.

En lo que se refiere a su reproducción, se determinó que armaba nidos para incubar a sus huevos hasta que sus crías vieran la luz.

Taxonomía

Reino:  Animalia, animales

Filo:
Chordata, cordados

Clase:
Sauropsida, sauropsidos

Superorden:
Dinosauria, dinosaurios

Orden:
Ornithischia, ornitisquios

Suborden:
Neornithischia, neornitisquios

Infraorden:
Ornithopoda, ornitópodos

Familia:
Hypsilophodontidae

Género:
Hypsilophodon