Tortuga olivácea, Lepidochelys olivacea, una de las más pequeñas del mar

Tortuga golfina, tortuga olivácea, Lepidochelys olivacea
Tortuga golfina, tortuga olivácea, Lepidochelys olivacea

La tortuga olivácea, tortuga golfina (Olive Ridley Sea Turtle), de nombre científico Lepidochelys olivacea, es una de las tortugas más pequeñas que surcan las inmensidades del mar.

Aunque es una especie muy prolífica, fácil de encontrar en varias latitudes del planeta, ha sido también una de las más explotadas. Los adultos, en muchos casos, son capturados para ser depredados, pero una de las mayores causas de muerte es que que por su tamaño, suele quedar atrapada en redes de pesca. También son accidentalmente atropelladas en los arribos de embarcaciones a las costas mientras están anidando.


La tortuga golfina forma parte importante de las cadenas tróficas para la fauna de hábitos marinos. Sus huevos también son cosechados en algunos lugares con permiso legal. Además, sus poblaciones han diezmado por el calentamiento global y la contaminación.

Características de la tortuga olivácea

Pertenece al género Lepidochelys. Recién nacidas, miden 4,2 cm de longitud recta del caparazón. Mientras que en la adultez un rango que varía de 53 a 79 cm de longitud recta del caparazón. Su peso ronda entre los 12 y 22,3 gramos al ser recién nacidas, mientras que los adultos pesan entre 35 y 50 kilogramos.

De caparazón corto y ancho, redondeado, de color oliváceo con ligeras variaciones entre gris y marrón dependiendo de su distribución geográfica. Esta cuenta con entre 5 y 9 pares de escudos de diseño asimétrico en los costados. El vientre es blanco mientras son inmaduras y ya en la adultez se torna amarillo crema.

Su cabeza es grande, de forma triangular, y en el rostro cuenta con 2 escamas prefrontales. Tiene en común una característica con la especie lora, con quien comparte su género. Se trata de un poro en cada uno de los pares de sus escudos inframarginales que funciona como salida de la glándula de Rathke. A través de ese poro segrega una sustancia cuya función aún no se ha precisado.

En sus aletas delanteras tiene 1 o 2 uñas, mientras que en las traseras sí suele contar con un par de estas.

El dimorfismo sexual se encuentra marcado por la cola de los machos, que es más larga que la de las hembras, además, sus uñas son más curvadas.

Es una especie que parece hibridar con la carey y la boba (accede a su correspondiente ficha), específicamente estos casos se han estudiado en los litorales brasileros.

Región geográfica de la tortuga olivácea

Distribución de la tortuga golfina o olivácea
Distribución de la tortuga golfina o olivácea

En España es bastante reciente su registro, confirmado en 2014 en las aguas del Mediterráneo, en Castellón. Se cree que esto se debe al aumento de las temperaturas globales, lo que ha dado origen a la movilización de especies hacia el norte del planeta.


La tortuga olivácea es originalmente circumtropical, esparciéndose por los océanos Índico, Atlántico y Pacífico. Elabora sus nidos en las costas tropicales de unos 60 países, a excepción del Golfo de México.

Costumbres y hábitat de la tortuga golfina

Son de hábitos migratorios por su conducta filopátrica, es decir, que vuelven a sus lugares de nacimiento para anidar.

Son bastantes flexibles en cuanto a su adaptación a diversos hábitats. Estos los utilizan básicamente con la intención de tener ciclos reproductivos exitosos. Su ecología trófica es variable, así que sus poblaciones son bastante fuertes porque bien pueden alimentarse del recurso disponible.

Alimentación de Lepidochelys olivacea

Lepidochelys olivacea es omnívora y oportunista, así que dependerá de los recursos que se dispongan en las áreas de alimentación. Este hábito es el que marca su vida entera: posee hábitats para alimentarse y otros para anidar. Muy pocos son residentes, factor que marca una tendencia a consumir solo ciertos alimentos.

Al estudiar ejemplares capturados en redes de pesca, se han encontrado en sus estómagos restos de caracoles de mar, peces, salpas, pirosomas, cangrejos y medusas.

Reproducción

A los 13 años de edad, la tortuga olivácea alcanza su madurez sexual y es a partir de entonces que comenzará a realizar cada año sus extraordinarias migraciones transoceánicas para anidar en el mismo lugar donde nació. Este es un hecho que la diferencia de casi todas las tortugas marinas que más bien anidan en intervalos de 2 a 3 años por anidación.

Se reproducen con diferentes parejas. Sus puestas son de 1 a 3 por ciclo reproductivo, con variaciones de tiempo entre ellas de 14 a 24 días y medio. Ponen entre 87 y 120 huevos en total y la incubación se extiende por 45 a 65 días. Los progenitores no realizan cuidado parental.

Taxonomía de Lepidochelys olivacea

Lepidochelys olivacea se clasifica en el orden Testudines y familia Cheloniidae. Actualmente las poblaciones están en detrimento y por esta razón se cataloga como vulnerable. Hay citas que incluyen como peligros para la especie, la contaminación de las aguas, acuicultura (en este enlace puedes comprender mejor qué es la acuicultura), la recolección de sus huevos, capturas de adultos de forma ilegal, etc.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *