Se trata de una tortuga de agua dulce, su nombre científico: Pelodicus sinensis. Se ha adaptado a la vida en comunidad y suele adoptarse como mascota, la tortuga china de caparazón blando es un reptil muy territorial, su alimentación es muy variada, peces, reptiles, pequeños anfibios, insectos… Son ejemplares de movilidad rápida cuando están en la tierra si se compara con otras especies de quelonios. Destaca su concha y plastrón formado por piel dura en lugar de una estructura ósea.